» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Butch Cassidy
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17

GALERIA DE FOTOS
PARTE 1

Su verdadera historia se entrelaza entre realidades, mitos y leyendas, produciendo una de las más ricas historias de vidas de este cowboy -que junto a dos amigos de la vida- llegó a la Patagonia Argentina huyendo de la ley y de los pedidos de captura.

Se han escrito libros, se han organizado simposios de historiadores y hasta Hollywood se hizo cargo de él en la película “Dos Hombres y un Destino” protagonizada por Paul Newman en el papel de Butch Cassidy y Robert Redford en el papel de su fiel amigo y cómplice Sundance Kid, en donde además se integra a esta dupla la bella y enigmática compañera Etta Place.
Sé que para mí es un nuevo desafío relatarle esta vibrante y alocada historia de Butch Cassidy. Un cowboy, que junto a sus dos amigos decidieron -obligados por las circunstancias- elegir como residencia nuestro país, Argentina, en búsqueda de una paz perdida en el laberinto delictivo que eligió como vida en su país natal.

El asaltante conocido como Butch Cassidy, nació bajo el nombre de Robert Leroy Parker el 13 de Abril de 1866 y fue el mayor de 13 hijos de una familia mormona muy bien conformada del estado de Utah, Estados Unidos.
Sus padres acostumbraban a ir a la iglesia junto con todos sus hijos y a respetar estrictamente los hábitos religiosos que les imponía su pastor. Pero un cruel invierno los dejo en ruinas -ya que el poco ganado que criaba su padre no sobrevivió al rigor del clima- y sus vidas apacibles y organizadas cambiaron estrepitosamente a partir de esta desgracia. Debido a esto tanto él como su padre tuvieron que salir en busca de empleo, había que mantener a la familia.

Empleándose Robert con tan solo trece años como peón rural a unos ganaderos poderosos en el salvaje Oeste, logró convertirse con el tiempo, en un experto vaquero y faenador de ganado.

En esa misma época conoció a un joven vaquero de tan solo 22 años llamado Mike Cassidy de quien se hizo muy amigo. Este era un ladrón de ganado que se empleaba aquí y allá y vivía sin mayores preocupaciones. Mike fue quien le enseñó por primera vez el manejo de las armas y lo puso en contacto con el mundo de los cowboys que vivían al margen de la ley, un mundo desconocido por Robert que lo deslumbró. Fue tal la admiración que despertó en él su nuevo amigo que decide, con el tiempo, adoptar su apellido, y el nombre Butch (carnicero), lo toma de su habilidad de faenar reses.

Fueron muchas las charlas que mantuvieron sentados junto al fuego mientras cuidaban el ganado a orillas del río. Charlas llenas de anécdotas y de enseñanzas que con el tiempo pondrá en acción el joven e inexperto Robert.

Con los recursos de tal educación dispensadas generosamente por su amigo Mike, el joven Parker lleno de rebeldía y cansado de ser explotado por sus acaudalados empleadores, al cumplir los 18 años decide abandonar a su familia.

Sin despedirse de su padre –a quien respetaba pero no coincidía con la forma de enfrentar la vida- decide partir hacia el estado de Colorado en búsqueda de más oportunidades. En realidad con el tiempo se confirmó que no viajo solo sino que fue arriando una tropilla de caballos robados por encargo de un acaudalado ladrón, a cambio de una buena paga.
El surgimiento del personaje, y de la generación de ladrones y asaltantes que encabezó, se encuadra dentro de un marco en donde se produce un fuerte desarrollo económico en los Estados Unidos.

En 1869 el tendido de líneas férreas de Nebraska y de California se unió para formar el llamado ferrocarril Transcontinental. A partir de entonces empresarios y grandes compañías iniciaron la ocupación del oeste del país. El avance del ferrocarril impulsó el crecimiento industrial, el desarrollo tecnológico y una serie de cambios económicos que favorecieron al mundo de los grandes ganaderos. Las tierras que eran ocupadas por las tribus indígenas pasaron a manos de unos pocos propietarios, todos ellos ganaderos dando trabajo a los cowboys con el fin de hacer efectivas sus posesiones. Estos provenían de la zona fronteriza aprendiendo a sobrevivir en duras condiciones, sin domicilio fijo, y desligados obligadamente de cualquier lazo familiar. Debido a esto muchos de ellos se habían convertido –cansado de tantas privaciones- en ladrones de ganado y expropiadores de tierras, lo que hacia que los hacendados los vieran como reales amenazas. Así que a la hora de darles trabajos tenían que presentar antecedentes de trabajos anteriores pero era tanta la demanda de vaqueros que muchos se exponían a elegir por intuición.

La situación de los pequeños propietarios era totalmente distinta frente a los conwoys, estos terciaban entre ambas clases. El desprecio y la indiferencia que recibían de los grandes hacendados los acercó a los vaqueros, cuyas actividades delictivas toleraban e incluso apoyaban. Es más, ellos eran los principales compradores de la hacienda robada por los vaqueros. De este sector provenían mayoritariamente los Sheriff, que en consecuencia no daban mayor importancia al examen de las marcas del ganado, permitiendo así que el ganado robado pasara delante de sus ojos sin mayores problemas. En ese entonces la posesión indicaba propiedad y no se hacia demasiadas preguntas.

Ante esta situación, difícil de manejar por los grandes hacendados, estos preveían un promedio de pérdidas anuales debido al abigeato. Pero como la situación se le empezó a complicar cada vez más, con el paso del tiempo, decidieron unirse para crear cuerpos especiales de policías y combatir los robos.

De Vaquero a Cuatrero

El primer compañero de andanzas del joven e inexperto Robert Parker, fue William Christiansen, un cowboy de Utha con experiencia en esta profesión, de raíces mormonas casualmente como él.

Christiansen tras haberle dado una dura golpiza a un vecino andaba prófugo tras haberlo considerado muerto, adoptando el nombre de Matt Warner a fin de que le perdieran el rastro. Lo que siempre ignoró Warner es que el vecino sobrevivió a los golpes y jamás lo denunció. No obstante debido a este episodio su vida dio un vuelco definitivo sin marcha atrás convirtiéndose en un hombre sin ley. El método que ambos utilizaban y que les daba muy buenos resultados era comprar pocas vacas, no más de diez, y arrearlas hacia una estación de trenes donde un comprador con la plata en efectivo los esperaba. En el camino iban engrosando su manada con los animales que lograran arrebatar de los campos que atravesaban.

Con el tiempo a este dúo se le sumo Tom McCarty, quien tenía mayor experiencia como vaquero, por pertenecer a una familia especializada en abigeato. Con este nuevo integrante siguieron utilizando el mismo método pero a mayor escala, estableciendo postas con distintos vaqueros, pudiendo así cruzar organizadamente estados completos arreando miles y miles de animales que dejaban interesantes sumas de dinero.

Este trío bien consensuado también encaró un asalto al San Miguel Valley Bank, en Telluride en 1889 siendo todo un éxito. Este asalto fue planeado al detalle y pese a ser acosados de cerca por una partida entrenada con indios guías Navajos, lograron huir gracias a que estos conocían, como la palma de su mano, los caminos ocultos y también la hospitalidad desinteresada de algunos hacendados clientes de él. En esa época es donde Parker resolvió cambiar su nombre y adoptar el célebre alias: “Butch Cassidy”.

Esta historia continuará...

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar