» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Butch Cassidy
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17

GALERIA DE FOTOS

PARTE 11

Tras estar varios días en Villa Mercedes San Luis para obtener la información que ellos necesitaban para el asalto al Banco Nación, establecieron el día 21 de Diciembre para llevar a cabo sus planes. Ese día estaba programado el remate de hacienda del los criadores mas destacado del país, con almuerzo incluido para todos los presentes. Allí, según los datos obtenidos, asistiría casi todo el pueblo.
En la mañana del 21 de Diciembre, salieron del Hotel pero esta vez un poco más tarde de lo normal y cargados con las alforjas al hombro y sus armas. Comentando Butch al gerente del Hotel que tenían planeado asistir al remate y luego salir a recorrer la zona, y a modo de justificar la portación de las armas adujo que tenía previsto, luego del remate, salir a cazar en compañía de sus compañeros.
Como el almuerzo del remate estaba anunciado para las 12hs y eran recién las 11 de la mañana, decidieron tomarse unos tragos en una cantina ubicada a dos cuadras del Banco y de paso observar como la gente del pueblo y los ganaderos, con sus mejores galas, se dirigían a la Feria a fin de asistir al tan anunciado y tradicional almuerzo anual.
A las 11.45 Hs. luego de saludar al cantinero y pagar la consumición salieron del lugar tomando sus caballos de las riendas y en vez de dirigirse para el remate se encaminaron rumbo al Banco.
Al llegar, le entregaron las riendas de los mansos y obedientes caballos a Etta, que esta vez se quedo afuera. Tomaron las armas, e ingresaron tranquilamente con sus rostros descubiertos y sin ser vistos por la gente, debido a que el pueblo estaba desierto por el almuerzo de la feria que estaba por empezar.


Al ingresar Butch, Sundance y Hood al Banco advirtieron que estaban los dos empleados, el gerente y un  cliente realizando un depósito. Saludaron como era su costumbre, y cuando estos levantaron sus caras para responder el saludo se encontraron con armas apuntándoles. Butch, fue el único que habló y dijo sin gritar, “manos arriba, esto es un asalto y no griten sino los matamos”.
Para esto el cliente, en total estado de pánico, intentó huir, provocando la ira de Hood que lo tomó por atrás  y con la culata del arma le pegó duramente en la cabeza, provocándole una herida sangrante y su desmayo posterior, apoderándose de los billetes que este tenía en su poder, que cayeron de sus manos. Butch, sin perder tiempo tomó del brazo al gerente e intimándolo con el arma se lo llevó  a los empujones en dirección a la Caja Fuerte, que se encontraba ubicada en el fondo del local.
Sundance se encargó del tesorero ordenándole que le entregara el dinero que poseían las cajas de atención al público, arrojándole sobre su cara una bolsa, para que la llenara él mismo. Hood, mientras tanto, se encargó del cajero, decidiendo amaniatarlo y encerrarlo en el baño para que no molestara.
El Gerente pese a estar totalmente en estado de indefensión frente a la actitud firme de Butch decidió no entregarse y comenzó a gritar pidiendo auxilio, provocando que Butch le disparara tres tiros cerca de su cuerpo, con el fin de que se callara. Pero este gritó y los disparos alertó a la hija del Gerente que se encontraba en la casa familiar ubicada al lado de la sucursal del Banco.

 

Lo que Butch ignoraba era que la casa familiar y el Banco se comunicaban a través de una puerta ubicada en la parte de atrás del local.  
La hija del gerente, tras escuchar ruidos extraños, intuyó que algo malo estaba sucediendo, aunque no llegó a oír con claridad el pedido de auxilio de su padre. Casi sin meditarlo, buscó el arma que se encontraba en su casa y se dirigió hacia el Banco ingresando sigilosamente por atrás, sin ser vista por los delincuentes. Apenas entró se escondió detrás de un mueble e inmediatamente pudo comprobar que efectivamente se trataba de un asalto. En un primer momento pensó en salir pero el miedo la paralizó hasta que pasados unos minutos escuchó un fuerte portazo y gritos de ayuda. Es ahí cuando decide salir de su escondite e ingresar a la oficina de su padre, a quien encuentra  casi desmayado junto a la Caja Fuerte abierta y muy golpeado. Para esto, Butch ya había obtenido el dinero de la caja y se preparaba para salir del Banco ignorando la presencia de la hija del gerente.

Intuyendo la inminente llegada de la Policía, debido a los disparos, Cassidy dio la orden de retirada a sus compañeros. La primera en montar fue Etta Place que en vez de  emprender la huida, se quedó, para cubrir la retirada de sus compañeros y de Butch, que fue el último en saltar sobre su magnífico ejemplar árabe.

El Gerente Hartlieb al ver a su hija,  reaccionó rápidamente y tomándole el arma que ella tenía entre sus manos, salió en busca de los delincuentes. Estos al verlo, ya montados en sus caballos, le dispararon a matar, pero el Gerente en un acto reflejo se tiró al suelo esquivando milagrosamente las balas y respondiendo con su arma los disparos sin dar en el blanco. Para esto, el tesorero del Banco, siguiéndolo al gerente había salido también con un Winchester, sin lograr siquiera rozar a los asaltantes con sus disparos. Mientras tanto el vecino de enfrente, alertado por el intenso y sostenido tiroteo, decide ayudarlos y empieza a disparar parapetado desde la ventana de su casa con su rifle, pero era tal su nerviosismo que tampoco logró dar en el blanco.

El intenso fuego cruzado, no pudo detener a los bandidos, que huyeron entre una lluvia de balas. Disparando los cuatro integrantes de la banda, al aire, como anunciando su triunfo. Logrando escapar, a todo galope, envueltos en la polvareda y con sus alforjas llenas de dinero, amparándose en la mala puntería de quienes intentaban detenerlos.

Tras el asalto, escaparon por calle Riobamba en dirección a la avenida 25 de Mayo, y desde allí hacia el sur de la ciudad, ya que se proponían huir hacia San Luis para pasar a La Pampa o la parte austral de Mendoza y poder desde allí, seguir rumbo a Chile si fuera necesario.

El intenso intercambio de disparos y las voces de auxilio de los vecinos fueron escuchados con nitidez en la Jefatura de Policía, llegándose al lugar el comisario.

Mandaluniz acompañado de tres agentes, a los pocos minutos de ocurrida la huida, cuando aún podía verse desde la esquina del Banco, la polvareda que habían dejado tras de sí. Ante el panorama ordenó asistir a las víctimas entre los que se encontraban dos heridos, buscar asistencia médica y organizar rápidamente una partida policial para perseguir a los ladrones con el objetivo de proceder a su detención.

 

Esta historia continuará...

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar