» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Butch Cassidy
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17

GALERIA DE FOTOS
PARTE 2

Continuando con esta historia, la suerte que lo venía acompañando a Butch Cassidy lo abandona por primera vez en Agosto de 1892, cuando fue detenido por el robo de un caballo en Star Valley, Arizona; injustamente ya que él lo había adquirido por 5 dólares a un hombre que posteriormente tras ser detenido supo que era robado. El abogado Douglas A. Preston tras presentar algunas pruebas a favor de Butch consiguió su libertad y dilató lo más que pudo el juicio final, no logrando con esto que en 1894 fuera declarado culpable y condenado a dos años de prisión en la cárcel de Laramie, Estado de Wyoming.

Tras recuperar su libertad, en enero de 1896, se dirige a Brown´s Park (Colorado), marcando con su regreso una etapa decisiva en la historia del bandolerismo norteamericano. Allí conoce a Elzy Lay que junto a Bob Meek organizan un asalto que tuvo gran repercusión, el del Banco de Montpelier, logrando huir sin mayores inconvenientes.

Recién a fines de 1896, Butch con sus amigos logra formar una banda organizada que le daría celebridad, siendo reconocidos popularmente como la “Pandilla Salvaje” (Wild Bunch) de Brown´s Park.

Se supone –debido a que no hay información que lo confirme- que para esta fecha es donde conoció a Harry Longabaugh, alias Sundance Kid su inseparable amigo que lo acompañara por el resto de su vida. Harry provenía de una familia bautista y había nacido en Pennsylvania en 1867. Desde muy chico había trabajado con unos criadores de caballos aprendiendo así a montar y a domar magníficamente, convirtiéndose con el tiempo en su especialidad.

Punto en común con Butch y más aun si partimos que la vida de ambos giraba alrededor de los caballos ya fuera en el comercio, el trabajo, la diversión o el robo.

El resonado asalto al Banco de Montpelier comenzó a sedimentar el prestigio de Butch como jefe de banda y su consagración tuvo lugar tras el asalto al pagador de la compañía de carbón Pleasant Valley.

De aquí en más se van a dar una cantidad innumerable de asaltos a hacendados, trenes y bancos que eran sus blancos preferidos. Era tanta la ola de asaltos y la ineficiencia notable para detenerlos por parte de la policía que es requerida por el gobierno la intervención de la Agencia Pinkerton encomendándoles la tarea de detener vivos o muertos a la reconocida “Pandilla Salvaje”.

Esta agencia (Pinkerton), estaba conformada por investigadores de gatillo fácil entrenados específicamente para la lucha contra el crimen. Sus agentes actuaban en forma individual y se camuflaban de acuerdo al medio en donde se desempeñaban, logrando así infiltrarse y pasar desapercibidos.

Con esta nueva persecución llevada a cabo por los agentes de la Agencia Pinkerton, hombres entrenados y que hábilmente les venían pisando los talones, Butch decide frenar por un tiempo prudencial el accionar de su banda en el año 1900, a fin de conservarles la vida a sus cómplices y se refugia junto a Sundance Kid y Will Carver en el rancho de un conocido, ubicado sobre la frontera en Colorado.

Pero era tal la ansiedad, al verse prácticamente recluido, que a la semana decide partir rumbo a Nevada. Y en el pueblo de Winnemucca asalta el único banco del lugar, alzándose con un botín de 33.000 dólares, suma muy importante en esa época.

Tras los hechos, y conforme por los resultados obtenidos, la banda se reunió en Fort Worth, Texas, para descansar y asistir al casamiento de uno de sus compañeros, Will Carver con una prostituta del lugar. En esta fiesta no falto nada, el lujo y la alegría colmo el salón y el buen whisky regó abundantemente las copas de todos los comensales presente. Y como no podía faltar, contrataron al mejor fotógrafo del lugar, decidiendo retratarse juntos: Carver, Harvey Logan (de pie), Sundance Kid, Ben Kilpatrick, y Butch Cassidy (sentados). Considerados en aquel entonces, los cinco bandidos más buscados por la justicia de los Estados Unidos.

El fotógrafo, quedo tan satisfecho con la imagen obtenida, que decide inconsultamente exponerla en la vidriera de su negocio. Se trataba de una copia ampliada de estos cinco hombres, que el desconocía, pero que tan elegantemente vestidos lucían como grandes y triunfadores hombres de negocios. Imagen que, lamentablemente para ellos, fue reconocida por un detective de la Agencia Pinkerton y que luego sería utilizada para ilustrar los avisos de búsqueda.

Esta celebre foto, fue considerada una provocación, tanto para los policías como para los detectives que andaban intentándolos atrapar. Hecho que le complica aun más su situación frente a la justicia impulsándo a Butch junto a Sundance a planear un cambio de planes.

Para este entonces se encontraban refugiados en Texas y es ahí donde Sundance Kid, justo en el medio de este momento tan decisivo en sus vidas, conoce circunstancialmente a una joven e interesante mujer, conocida –según cuenta la historia- con el nombre de Etta Place.

Etta Place, la mujer

Ella, se le pega a la vida de ambos, en realidad nunca se supo con certeza porque. Tampoco se conoció de ella a que se dedicaba, nunca se supo con veracidad. Unos decían que era una prostituta; otros, por su aspecto refinado decían que era una maestra y otros afirmaban que era una prima lejana de Butch. Lo seguro es que esta nueva integrante y enigmática jovencita de tan solo 23 años portaba una esbelta figura que albergaban un par de bellos ojos verdes con una mirada serena. Todo esto enmarcado por una abundante cabellera de color castaño.

La Agencia de Detectives Pinkerton la llamaba Etta en sus anuncios de búsqueda, a partir de que fue detectada como parte de este trío, pero ella se llamaba así misma Ethel, que pudo haber sido o no su verdadero nombre.

Lo cierto es que el 1 de Febrero de 1901 los tres estaban en Nueva York hospedados en un lujoso hotel con nombres falsos, como era de suponer. Sundance Kid dijo llamarse Harry A. Place, con domicilio en Wyoming, de ocupación ganadero, presentando a Etta como su flamante esposa, y Butch se identifico como James Ryan, diciendo ser hermano de Etta. Mientras esperaban el barco, decidieron despedirse a lo grande de su país, paseando, disfrutando del ocio y adquiriendo equipaje y vestimenta adecuada. Habían adquirido pasajes en primera clase en el barco inglés Herminius y querían mostrar una buena imagen ante quienes compartirían esta travesía rumbo a Argentina, mas precisamente Buenos Aires.

Sundance, en esa oportunidad regaló a Etta un reloj Tiffany, y finalmente poco antes de partir decidieron tomarse una foto juntos, en donde el luce como el hombre distinguido que decía ser, y ella con el pelo recogido muy elegantemente mostrando con orgullo su reloj nuevo prendido en el pecho.
Al llegar, tanto Butch como Sundance y Etta se fascinan con Buenos Aires. Les parece París.

Esta historia continuará...

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar