» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Butch Cassidy
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17

GALERIA DE FOTOS
PARTE 3

Continuando con esta historia. Tras una larga travesía llegan a la Argentina a bordo del barco ingles Herminius, siendo recibidos como distinguidos turistas. Tanto Butch como Sundance y Etta se fascinan con Buenos Aires, hospedándose, por recomendación del Capitán del barco, en el prestigioso Hotel Europa. A Etta le encanta el tango y Sundance accede, con el fin de complacerla a llevarla a milonguear.

En una libreta, que luego fue secuestrada, Butch transcribe la letra de “La Morocha”, reemplazando la ceache por la ye (“Moroya”).

Del asalto al First National Bank de Winnemucca, a Butch y Sundance les quedaban cerca de 30.000 dólares, que depositan en la filial porteña del Banco de Londres, mientras deciden dónde afincarse.

 El vicecónsul de Estados Unidos, George Newbery (tío del aviador), al ser anunciados, los recibe con cordialidad en su despacho. Ni siquiera intuye quiénes son, pero se ve sorprendido al ser informado por estos compatriotas, sobre las intenciones de realizar una fuerte inversión en Argentina dentro del sector ganadero, solicitándole información sobre los lugares mas aptos para realizar esta actividad.

La documentación que portaban los identificaba como Santiago Ryan y Enrique Place y señora.

Años atrás, a pedido del Pte. Roca,  el Vicecónsul de Estados Unidos George Newbery estuvo en su país reclutando pioneros en Texas. Su objetivo era captar inversores  para hacer negocios con la compra de tierras en el sur y allí formar una colonia de inmigrantes norteamericanos. Hasta un sheriff trajo Newbery desde Texas: John Commodore Perry.

Esos colonos, tal como lo planeo Roca, se fueron instalando en Bariloche, Maitén, Maquinchao, les informa Newbery a los tres norteamericanos, a quienes esas voces indígenas les suenan exóticas, pero el dato les resulta mas que atractivo.

Newbery, en la segunda entrevista les ofrece como opción la localidad de Cholila, presentándole el lugar como ideal para afincarse y llevar adelante sus planes. Manifestándole sus cualidades, como la calidad de los pastos, del agua -proveniente de sus lagos, arroyos y ríos de montaña- y su cercanía con  la colonia galesa 16 de Octubre (Trevelin en la actualidad). Convirtiendo, con esta descripción realizada a los recién llegados, en un lugar ideal para instalarse y llevar a cabo sus planes como futuros ganaderos.

Entusiasmados con la idea, deciden a la semana partir en busca del lugar, además sacan como conclusión que va a ser muy difícil que los avezados  detectives de la agencia Pinkerton, se atrevan a llegar hasta ahí.

Esperanzados de que sus rastros se pierda definitivamente, Butch, Sundance y Etta parten al encuentro de una nueva vida una madrugada de Mayo de 1901.

El tren que toman los traslada desde Buenos Aires hasta la actual estación de Cipolletti y de allí tuvieron que tomar otro tren que los llevó a Confluencia, (hoy ciudad de Neuquén). Desde aquí para llegar a destino tuvieron que realizar  una larga travesía a caballo guiados por baquianos.

El lugar elegido, Cholila

El lugar en que ellos se instalaron, según lo convenido,  se encontraba ubicado en el Valle del Río Blanco, en Cholila, a mitad de camino de las actuales ciudades de Esquel y El Bolsón. Allí había una cabaña, ubicada estratégicamente a la orilla del río,  amplia pero muy deteriorada.  Cosa que para nada los desanimó, todo lo contrario, enseguida contrataron gente de la región para ir restaurándola y ampliándola de acuerdo a sus necesidades, además construyeron un amplio galpón con una gran caballeriza y cuatro establos a la orilla del río que bordeaban sus tierras. La idea era tener el espacio suficiente para albergar a muchos animales y así no entrar en lo que el ahora Santiago Ryan, definía como la perdición del campesino: la pequeña ganadería.

Así, trabajando duramente, domaron el sur y sus pastizales salvajes y endurecidos.

En una carta que Butch le envía a su querida amiga Mathilda Davis – suegra de Elzy Lay famoso ladrón de ganado y compañero de andanzas de Butch- le relata que por fin encontró un lugar ideal para vivir y cumplir su anhelado sueño de criar ganado, describiéndole el lugar y destacando sus paisajes, sus abundantes pasturas naturales y las excelentes aguas proveniente de los deshielos de la montaña y los ríos. Era evidente que estaba feliz.

En Cholila, no tardan en ganarse la simpatía de los vecinos: los galeses y chilenos los consideran distinguidos y emprendedores. Pero la que más despertó curiosidad, sorpresa y comentarios fue la presencia de Etta Place.

Su delgada y frágil figura la distinguió, desde su primera aparición, de la gente del lugar. Sin lugar a dudas la compañera de Sundance y Butch se convirtió, dice la tradición oral, en motivo de admiración y murmullos entre sus nuevos conocidos. Un testimonio de la época  la define: “como una belleza salvaje, con la particularidad de ser sexualmente atractiva y a la vez lo bastante varonil como para montar a caballo a lo conwoy y manejar con habilidad las armas”, además agrega, “Etta, se vanagloriaba de su crianza en el Oeste, y decía que una mujer tenía que estar preparada  para criar hijos, cocinar y defender su tierra, su persona y su hombre”.

Butch la definía “como muy buena ama de casa y excelente amante”, despertando con su expresión muchos comentarios, algunos bastante suspicaces sobre esta enigmática dama que los acompañaba a ambos y los trataba frente a sus invitados sin hacer diferencias.

Según relatan los testimonios de los pobladores de Cholila, Butch se mostraba mucho más amigable que Sundance Kid. Le encantaba leer y pedía libros en ingles prestados a sus vecinos. Además mostraba mucho interés para aprender, cuanto antes, el idioma castellano. Al no poderse comunicar correctamente lo ponía de pésimo humor, actitud que causaba gracia ante sus pretendidos interlocutores.

En el próximo número continuaré relatándoles esta apasionante historia de estos Cowboys, en Argentina…

Esta historia continuará...

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar