» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: HISTORIAS DE COLECCION
Butch Cassidy
HISTORIA

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9,
parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17

GALERIA DE FOTOS

PARTE 9

Continuando con esta atrapante historia, en el capítulo anterior les narre el asalto a mano armada llevada a cabo por Butch y Sundance Kid al Banco de Tarapacá, ubicado en Rió Gallegos, en donde sus planes fueron llevados adelante sin problemas. Allí se alzaron con un botín de sesenta mil pesos, considerado toda una fortuna en aquella época. Consiguiendo, huir del lugar exitosamente y evadir la persecución emprendida por la policía de la Provincia, gracias a la colaboración y encubrimiento de sus amigos de Cholila, quienes se ocupararon de esperarlos, en distintas postas establecidas por ellos, con caballos y víveres para facilitarles su fuga sin problemas.
Entre los nombres que circularon, como posibles cómplices, entre otros, fueron los de su fiel amigo Daniel Gibbon y el del propio Comisario de la Colonia 16 de Octubre con jurisdicción en Cholila, Eduardo Humphreys. También se dijo que se los vio, huyendo a todo galope con dirección a Cholila, acompañados de una mujer, lo que indicaría que también participó Etta.

Adiós a Cholila

El comisario Eduardo Humphreys de la Colonia 16 de Octubre con jurisdicción en Cholila y uno de los fundadores de Esquel, tras el asalto que describí en el capítulo anterior, tuvo que presentar su renuncia obligado ante las evidencias reunidas que lo colocaban en calidad de sospechoso. Complicando esta circunstancia aún más la situación de Butch, Sundance y Etta en la localidad de Cholila.
Al perder esa protección incondicional, el panorama para ellos en cuanto a su permanencia en esa región, ya no era el mismo, obligándolos a tomar medidas rápidas antes que fuera demasiado tarde.
El comisario Humphreys, para sus superiores y de acuerdo a ciertos comentarios que circularon en aquel entonces, era considerado uno de los principales defensores de "La Pandilla Salvaje", por ser un referente creíble, de acuerdo al puesto que ocupaba en esa región, a la hora de entregar informes.
Las razones por lo cual él supuestamente los protegía es aún hoy una incógnita. Unos decían que era por la amistad que tenía con los norteamericanos, ya que se visitaban asiduamente; otros murmuraban que estaba enamorado de Etta. La cuestión es que Eduardo Humphreys por causa de esta acusación pierde todo y tras su renuncia y exoneración decide abandonar la Colonia de 16 de Octubre.
Cabe aclarar que nunca pudo probarse fehacientemente dichas imputaciones.
Por su parte, el Gobernador Lezana, a quien los unía una relación amistosa con el matrimonio Place, enterado de lo sucedido decidió mirar hacia un costado con el objetivo de darle tiempo para que huyeran de Cholila, con la única condición de que no regresaran nunca más a la Provincia de Chubut. Esta información se dio a conocer por los dichos de un empleado de la Gobernación en forma totalmente extraoficial y es un dato que aún no ha podido ser verificado.
Ante esta realidad, para ellos, Cholila había dejado de ser el edén y refugio para convertirse en un lugar peligros y hostil. Es por esta razón que Butch, en común acuerdo con Sundance y Etta, pone en venta los sueños de toda su vida, concretados en Argentina, ante el panorama nada alentador dejando todo en manos de su amigo Daniel Gibbon.
El ganado, el derecho de posesión de las tierras y las mejoras realizadas por Butch y el matrimonio Place como la casa, galpones, corrales, etc., todo se puso en venta y fueron cotizadas aproximadamente en 50 mil pesos, embarcándose llenos de nostalgia en busca de un lugar seguro hacia Valparaíso en Marzo de 1905.
El interesado para la adquisición de esas tierras lo consiguió Gibbon al mes de que partieran. Se trataba del representante de la Compañía Cochamó, empresa de origen Chilena, Tomás Austin. Cerrándose el negocio en las oficinas de la Casa Central de la empresa ubicadas en Santiago de Chile. El boleto de venta fue firmado en dichas oficinas en la que se hicieron presente sus dueños, Butch Cassidy y el matrimonio Place, quienes recibieron a cambio el pago total en efectivo en Julio de 1905.

La llegada de Butch y sus amigos a Villa Mercedes

Tras pasar varios meses en donde no se supo bien qué fue de sus vidas, reaparecieron como si nada hubiese pasando en Villa Mercedes, pujante localidad ubicada en la Provincia de San Luis.
Con identidades falsas, como era su costumbre, llegaron los tres: Etta, Sundance y Butch en tren, en compañía de un cuarto compañero que se supone, dada las características descriptas, que pudo haber sido Robert Evans alias Hood (Ver Capitulo 6 y 7).
Acompañados con sus imponentes caballos, transportados por el mismo tren en que ellos llegaron, descendieron del vagón-comedor vestidos con elegancia y con importante equipaje, la tarde del 12 de diciembre de 1905. Atraídos por la feria anual que se celebraba desde hacia unos años en Villa Mercedes. Evento en donde asistían los criadores de ganado más importantes del nuestro país y países limítrofes.
A principio del siglo XX Villa Mercedes se perfilaba como una de las principales poblaciones emergentes del país, dada su ubicación geográfica y cuya actividad económica principal se centraba en la cría de ganado.
La feria que organizaban, duraba aproximadamente 15 días y hacían del pueblo un lugar de encuentro y un centro de negocios de gran importancia ganadera para Argentina, Chile y hasta Bolivia.
Los tres caballeros acompañados de una refinada dama, apenas bajaron del convoy, fueron recibidos por el jefe de la estación junto a los demás recién llegados, y cuando terminaron los saludos y los mensajes de bienvenida, se trasladaron hasta el céntrico y lujoso Hotel Young, ubicado en Balcarce y Riobamba, a sólo una cuadra de la sucursal del Banco de la Nación de Villa Mercedes.
Como verán, los norteamericanos no hicieron nada por pasar inadvertidos y se presentaron como "estancieros ingleses", interesados en comprar hacienda de calidad. Durante los siguientes días, además de asistir a la feria ubicada en el hipódromo donde
se hacían los remates, se dedicaron a recorrer la ciudad y a asistir a todos los eventos sociales organizados exclusivamente para los criadores de ganado, logrando trabar amistad con muchos de ellos.
Con sus buenos modales y su agradable presencia no había quien se resistiera a atenderlos y recibirlos en donde ellos eligieran estar. Obteniendo, de esta manera, recaudar información a fin de que los planes que traían salieran a la perfección.
En esos días la rutina del Banco Nación de Villa Mercedes, ubicado en el centro de la localidad también se veía alterada por la circulación de dinero adicional, debido a las actividades de los ganaderos que depositaban fuertes sumas de dinero apenas llegaban al lugar. El trabajo, mantenía muy ocupado al gerente del Banco Federico Hartlieb, para prestarle atención a estos cuatro carismáticos forasteros que constantemente, si no era uno era otro, realizaban extracciones o depósitos en su nueva Cuenta Corriente, abierta momentáneamente, según ellos "por cuestiones de seguridad".

Esta historia continuará...

Parte 1, parte 2, parte 3, parte 4, parte 5, parte 6, parte 7, parte 8, parte 9, parte 10, parte 11, parte 12, parte 13, parte 14, parte 15, parte 16, parte 17.

Galería de fotos
Todas las historias
Butch Cassidy
 
Juan Bautista
Bairoletto
 
Mate Cocido
 
 
  << VOLVER    
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar