» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: TODAS LAS NOTICIAS REFERENTES AL SECTOR AGROPECUARIO
27/10/08
Según CRA los sojeros trabajan a pérdida
Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) presentó hoy un análisis de márgenes
agropecuarios en el que señala que "con el actual regimen de retenciones, el productor sojero promedio trabaja a pérdida".

Según el estudio, "con retenciones iguales o mayores al 30 por ciento, el margen resulta negativo; asimismo tampoco sería tolerable una alícuota de retenciones superior al 25 por ciento, ya que con esa tasa es altamente probable que el productor tenga quebrantos".

El análisis elaborado por la entidad ofreció como resultado que "el agricultor de soja promedio del país, con el actual régimen de retenciones, está produciendo con quebrantos".

En el informe al que tuvo acceso Noticias Argentinas, se señala que "dados los precios actuales de la oleaginosa, la estructura de costos vigentes, y un rinde promedio de 26,7
quintales, el productor no logra cubrir con los ingresos de la cosecha los gastos de producción".

Para el ingeniero Javier Jayo Ordoqui, secretario de la entidad, "los números son elocuentes y demuestran cómo con este nivel de precios las retenciones hacen inviable el negocio agrícola".

Opinó que las retenciones "se tornan claramente confiscatorias, puesto que mientras los productores pierden plata, el Estado sigue cobrando sumas siderales".

El análisis de CRA utilizó el modelo de siembra directa de margen bruto de AACREA y relevó costos de los insumos y laboreos en fuentes privadas y en precios de la publicación Márgenes Agropecuarios.

Además, para el caso de los que arriendan, se consideró un arrendamiento de 12 qq de soja (1.2 toneladas) por hectárea.

En cuanto a los propietarios de explotaciones agropecuarias la situación es un "costo de oportunidad que implica trabajar el campo propio".
27/10/08
El Campo analiza marchar sobre Buenos Aires
Intendentes y productores de las zonas más productivas y afectadas por la merma de la rentabilidad en los cultivos analizaban hoy medidas para reclamar por la eliminación de las retenciones a las exportaciones agrícolas.

El intendente de la localidad santafesina de Armstrong, polo de maquinaria agrícola, junto con otros jefes comunales, planean marchar este miércoles sobre algunos organismos en Buenos Aires para pedir la eliminación de las retenciones, según pudo saber la agencia Noticias Argentinas.

Esta mañana comenzó una reunión de la Comisión de Enlace de entidades agropecuarias entrerrianas. Durante la misma se debaten propuestas de afiliados a cada organización por la aguda crisis que vive el agro.

La Federación Agraria entrerriana decidió movilizarse sobre Buenos Aires y la propuesta será debatida el próximo 3 de noviembre por una Asamblea nacional de la FAA que preside Eduardo Buzzi.

La rentabilidad negativa -el trabajo a pérdida- ya es una realidad para gran parte de los productores pequeños y medianos de Argentina. Este fin de semana se conoció, a través del informe de Panorama Agrícola Semanal de la Bolsa de Cereales y por informes oficiales, que las primeras cosechas de trigo arrojan rindes por debajo del promedio nacional.

Algunos trigales no rinden más de 800 kilogramos por hectárea, debido a la nula utilización de fertilizantes y a las condiciones climáticas que imperaron al momento de la siembra.
26/10/08
Al quitarnos la carta de porte nos castigan
El tema de las cartas de porte, sin dudas, hasta ahora y por lo que se ve de esta iniciativa llevada a cabo por parte de la ONCCA, es un castigo o un intento de limitar la capacidad de acción de Federación Agraria y de otras entidades.
La Federación de Acopiadores de Granos es la otra entidad habilitada para la venta de documentos y hace su distribución en el interior a través de sociedades rurales de los pueblos con lo cual también estarían limitando la capacidad de acción de estas entidades."

"Nosotros estamos trabajando en distintos frentes, ya sea legales o políticos, para tratar de revertir esta situación. La carta de porte es un documento que se necesita para el transporte y todo lo que sea movimiento de granos. Es un documento oficial que la Federación Agraria desde inicios de los 90, al principio a través de FACA (Federación de Cooperativas) y posteriormente directamente la entidad gremial, esta autorizada a vender. La Federación de Acopiadores, junto con FAA son las dos entidades autorizadas a la venta de este documento.
La venta de este documento genera una pequeña recaudación que ayuda a la subsistencia de la institución.
Al hacer esto, el gobierno ejerce una persecución, es una manera más de apretarnos.
Las entidades, antes de vender este documento, chequean que los datos del productor que lo está solicitando estén cargados a través de la página web y que la AFIP haya otorgado la autorización.
La Federación Agraria simplemente cumple una función operativa, no entrega una carta de porte si no está autorizada por AFIP.
La Federación Agraria pagaba un arancel a la ONCCA de $2 por carta de porte, el costo total era de $6, ese arancel de $2 pasó a ser de $10 en estos días."

"Estamos muy preocupados más allá del tema del financiamiento de la entidad que sin duda va a generar que se replantee la operatividad, por los perjuicios que va a causar a los productores. Este es un servicio que se está brindando en toda la región donde hay producción de granos, con eficiencia, de buena calidad, no hay quejas por parte de lo usuarios. Además para hacer esto se ha montado una estructura por lo tanto habrá gente que quedará sin trabajo. Seguimos ocupándonos en distintos frentes, peleándola hasta el último momento. No vamos a claudicar en nuestros planteos."
25/10/08
Comenzaron las cesantías en frigoríficos
La crisis financiera internacional llegó al mercado laboral argentino y uno de los primeros afectados es el sector agropecuario.
Si bien la industria automotriz tuvo que dar marcha atrás ayer con 435 despidos, prevé recortar entre 12 y 15 mil en el próximo año, entre terminales y autopartistas.
Pero en las curtiembres las cesantías ya son más de mil, según denunció el sindicato. Y mientras los frigoríficos también suspenden obreros por la caída de contratos de exportación, el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, aseguró al gremio de la carne que no tolerará “ningún despido” en el rubro.

Según admite el propio ejecutivo, los comercios minoristas aún no sienten en sus balances el impacto de la crisis que baja del Norte. El INDEC incluso informó que el mes pasado, las ventas en los shoppings aumentaron un 19,5% contra un año atrás. Pero los comerciantes –en especial los más grandes– temen que el recorte del crédito y el temor general vacíen de golpe sus locales.

El pico de tensión se registró hasta ahora sólo en los rubros fabriles más dependientes del mercado extranjero. Y no sólo el automotor. El titular de la Federación del Personal de la Industria de la Carne, José Fantini, indicó que por el temor a una recesión mundial más grave que la esperada, Europa redujo unilateralmente a la mitad el precio que paga por la carne de más calidad. La denominada “cuota Hilton” bajó de 21 mil a 11 mil dólares por tonelada.

El polémico Guillermo Moreno convocó a Fantini para garantizarle que no habría despidos. “Nosotros igual nos mantenemos alerta porque la crisis pegó fuerte en Santa Fe y en toda la provincia de Buenos Aires”, dijo el sindicalista.

En las curtiembres pasa algo similar. El jefe del Sindicato de Obreros Curtidores (SOC) metropolitano, Walter Correa, reveló que las automotrices de Estados Unidos y Europa cancelaron muchos de sus pedidos de cuero para tapizados. “La empresa Arlei en Santa Fe echó a 390 compañeros de mil. El grupo Sadesa otros 300. Y acá en el conurbano los más afectados son Fonseca, Toredo y Wyny”, enumeró. En total, 1000 cesantías.

Por la crisis, la CGT ya archivó los reclamos que tenía previstos para paliar los efectos de la inflación. Primero se bajó del doble aguinaldo y luego enterró el pedido de 500 pesos adicionales.
25/10/08
¿Por qué no buscar los recursos donde están?
En las décadas que lleva operando el Mercado de Chicago, sólo un gobierno se atrevió a desafiar el comportamiento de las cotizaciones, sólidamente definidas en ese ámbito, incluyendo la volatilidad y movidas internacionales de diferente índole. Fue el de la Argentina, cuando desató la furia rural al estimar que las subas espectaculares que tendría la soja, superando los 600 dólares por tonelada, representaban casi una bofetada para la población no agrícola del país.

Hace siete meses, las autoridades buscaban fondos frescos por diversas razones y hasta se intentó conmover a la población con un discurso protector para los consumidores de alimentos, definiendo a los reclamos de la producción como "piquetes de la abundancia" frente a quienes menos tenían...

Pero el pronóstico presentó fallas "inesperadas" (para el Gobierno y previsibles para el comercio granario mundial) y las rentas fenomenales que las arcas oficiales esperaban ansiosas, vía retenciones, se derrumbaron a las más bajas de los últimos dos años, que ya es decir bastante, dejando como saldo un vacío (de fondos frescos) imposible de llenar. Pero si algo no le falta a este Gobierno es capacidad para seguir imaginando cómo generar divisas. Y, de hecho, fueron hacia ellas sin medir consecuencias al estatizar los fondos de pensión privados, sin recordar que en el campo, quedan millones de toneladas de granos sin vender, sólo por caprichos y enfrentamientos estériles.

De acuerdo con las variables económicas que maneja el kirchnerismo, el mundo no necesitaría consultar diariamente al principal termómetro internacional en la fijación de cotizaciones agrícolas. Bastaría con levantar un teléfono y preguntar por el futuro de los commodities, por ejemplo, para saber qué, cómo y cuándo sembrar, ya que ese es otro curioso conocimiento agronómico que tienen las autoridades nacionales.

Hoy, aunque la crisis internacional le venga como anillo al dedo al Gobierno para justificar cualquier medida que adopte, el sector oficial olvida que en lugar de provocar semejante malestar y angustia en la población en general y en los jubilados en particular, podría impulsar la venta urgente del capital-grano que sigue en los silos. Ya nadie pide la eliminación de las retenciones, pero con reducirlas a la mitad, por ejemplo, y por no más de seis meses, el campo saldrá a vender para dejarle jugosos ingresos al Tesoro.

¿Quién informa a las autoridades sobre el comportamiento diario de los mercados granarios? Algún eslabón de la cadena de reporte esta fallando, ya que también olvidan que, además de potenciar el comercio granario, con un recorte en los gravámenes, estimularían la mayor siembra para este ciclo que, hasta ahora, proyecta una cosecha magra y, consecuentemente, menor ingreso de dinero.

O, dicho de otro modo, la generación de divisas en el corto plazo: el país ofrece dos cosechas por año y apenas un novillo cada cuatro. La propuesta no es difícil de entender si se necesitan recursos, más genuinos, imposible. El escenario agropecuario actual y a esta altura del año (o ciclo productivo), contrariamente a lo que debería suceder, aparece opaco, detenido, sin oferta ni demanda y todos los operadores esperan alguna señal oficial. Si buen parte del dinero que el Gobierno necesita está ensilado en los campos, aunque ya no sea en las proporciones que se proyectó en marzo de este año, ¿por qué no buscarlo allí?.

No sólo ingresarían divisas por retenciones, sino que también se motorizarían otros tributos como el IVA o Ingresos Brutos, además de poner en marcha a decenas de pueblos que están al borde del abismo por la parálisis del campo. Obviamente no se llegaría a los mal imaginados 13/15.000 millones de dólares que se pensaron en el último otoño, pero hasta sería un aspecto más que inteligente para la producción y el país, en los umbrales de un año electoral que, hasta el momento, aparece no sólo complicado sino con un futuro severa e injustamente intervenido.
25/10/08
Nuevos sorgos graníferos de Vinca Azul
Vinca Azul, empresa semillera de capitales nacionales radicada en Pergamino, presentó sus nuevos sorgos graníferos Aristo y Thanos. Estos nuevos materiales presentan condiciones ideales de estabilidad productiva, especialmente en las actuales condiciones productivas.

El déficit de precipitaciones generalizado en toda la región pampeana, obliga a repensar los esquemas de producción de gramíneas de verano altamente requirentes en agua y nutrientes, especialmente en aquellas zonas donde el déficit hídrico son más manifiestos.

Por otra parte los altos costos de implantación de un maíz, sumado a las nulas reservas hídricas presentes en el perfil llevan a pensar en el sorgo granífero como un material ideal en cuanto a la estabilidad productiva y por otra parte, es una excelente alternativa como aporte de carbono en la rotación agrícola de campos con niveles bajos de materia orgánica.

En este contexto, el sorgo granífero Thanos es un material sumamente robusto, con alta resistencia al vuelco y buena tolerancia a pájaros dado su alto nivel de taninos. Material ideal para siembras tempranas en la zona central del país, con importante resistencia a stress hídrico tanto en pre como en post floración. Esto lo hace un material ideal para zonas donde el déficit de precipitaciones ocurrido durante el último otoño e invierno condiciona fuertemente el desempeño de los cultivos de cosecha gruesa.

Por su parte Aristo, mantiene las características de resistencia y robustez de Thanos, pero agrega valor en su contenido medio de taninos, lo que brinda mejor digestibilidad en la alimentación de animales. Es un material ideal para buenos ambientes productivos, manifestando su rinde en forma destacada. Ideal para la zona centro sur de la región pampeana, presenta una buena tolerancia a stress hídrico tanto en pre como en post floración.

Completa la oferta de materiales Ozono, material de una excelente estabilidad productiva, ideal para la zona centro norte de producción de sorgo, como ser Centro Norte de Santa Fe, Córdoba y ciertas áreas del Noa y Nea.

Numeros de contacto: 02477-436920 - www.vincaazul.com.ar
23/10/08
La soja, el trigo y el maíz caerían hasta 30% más
El excepcional crecimiento de la economía mundial trajo aparejado un importante crecimiento de la demanda de commodities, especialmente agropecuarios, lo cual impactó subiendo los precios de las exportaciones argentinas: los términos de intercambio de Argentina han aumentado un 35% cuando se compara el primer semestre del 2008 con el mismo periodo de 2002.

(Nota: la inflación y crecimiento económico mundial surge de un promedio simple -no ponderado- de los registrados en los 183 países relevados por el FMI. Si el promedio fuera ponderado, la inflación y el crecimiento serían más bajos porque la ponderación sería más relevante para los países más desarrollados, que presentan menor crecimiento e inflación).

El contexto internacional de 2003-2007 fue muy favorable para la economía argentina y contribuyó con la mitad del crecimiento del PBI logrado en nuestra economía durante los últimos años.

Durante los últimos 5 años se verificó un círculo virtuoso entre, precios internacionales, entrada neta de dólares, inyección de liquidez, expansión del consumo y nivel de actividad.

El fin del círculo virtuoso encuentra su origen en el estallido de la crisis financiera global, que generó una dinámica de precios bajista en los mercados internacionales, lo que aceleró la formación de expectativas negativas.

Este escenario mundial con precios internacionales convergiendo, en promedio, por debajo de los valores de 2007, implicaría un importante costo fiscal.

En este sentido, habría, por primera vez, una sobrestimación presupuestaria de los ingresos tributarios provenientes de las retenciones a las exportaciones.

Previo al cambio de contexto internacional y, como resultado de errores de política económica, ya se había comenzado a verificar una desaceleración del nivel de actividad. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) ya tenía una tendencia declinante y, en este nuevo contexto, es esperable una intensificación de la desaceleración.

La apreciación del tipo de cambio real implica menor competitividad para el sector externo, menor protección para la industria sustituidora de importaciones y menores posibilidades de hacer políticas activas de incentivación de la demanda, por ende menor consumo y menor tasa de crecimiento económico.

Aquel maravilloso boom

Durante los últimos años el escenario internacional registró un comportamiento macroeconómico excepcionalmente positivo, con tasas de crecimiento históricamente altas y niveles de inflación notablemente bajos.

Este comportamiento estuvo fundamentalmente sustentado en el dinamismo de las economías emergentes que, principalmente apuntaladas por China e India, lograron tasas de crecimiento significativamente más elevadas que las que solían registrar en el pasado.

Este excepcional crecimiento de la economía mundial trajo aparejado un importante crecimiento de la demanda de commodities, especialmente agropecuarios, lo cual impactó subiendo sus precios.

A modo de ejemplo, se puede mencionar el caso de la soja; el trigo y el maíz, cuyos precios experimentaron un impulso nunca antes visto.

Puntualmente, entre enero 2007 y junio 2008 la soja; el trigo y el maíz aumentaron +114%; +83% y +82%; respectivamente.

Lo mismo, aunque con menor fuerza, sucedió con otros commodities alimenticios (té; cacao: azúcar; tabaco; etc.) y también con los minerales metálicos como el cobre, el aluminio; la plata y el oro.

Este boom en los precios de los commodities provoco una mejora récord en los términos de intercambio de todas las economías emergentes en general y, de Argentina en particular.

Puntualmente, el poder adquisitivo de nuestras exportaciones, en términos de nuestras importaciones, se ha incrementado significativamente: los términos de intercambio de Argentina han aumentado un 35% cuando se compara el primer semestre del 2008 con el mismo periodo de 2002.

En resumen, el contexto internacional del 2003 / 2007 fue muy favorable para la economía argentina y contribuyó con la mitad del crecimiento del PBI logrado en nuestra economía durante los últimos años.

De acuerdo con nuestras estimaciones econométricas, si el escenario internacional de los últimos cinco años hubiese estado en línea con el promedio de los precios del período 1986/2007, la tasa de crecimiento media del PBI argentino habría sido 4.3% y no 8.8%, como la efectivamente registrada entre 2003 y 2007.

Es decir, con un contexto internacional normal y no tan favorable, el crecimiento del PBI acumulado entre 2003 y 2007, según nuestras estimaciones econométricas, habría sido de un 23.3% y no de un 52.7%.

Durante los últimos años y, a diferencia de lo que acontecía en los años ‘90, el impacto del contexto internacional sobre la economía argentina se da mayormente a través del canal real y no del el canal financiero.

Entre el 2003 y el 2008, el canal financiero ha tenido menor relevancia1, ya que las necesidades financieras de Argentina no han sido muy elevadas (producto del default y la re estructuración de la deuda) por lo que pudieron ser cubiertas mayormente en el mercado doméstico (AFJPs), con el superávit primario y mediante la colocación de deuda intra sector público (bonos del Tesoro colocados al ANSES; AFIP; etc).

Qué está pasando

Para entender el impacto del canal real, es necesario conocer su funcionamiento.

Altos precios internacionales de commodities generan un volumen importante de entrada neta de dólares por cuenta corriente.

La obligación de liquidar exportaciones en el BCRA, da lugar a que el Central intervenga en el mercado cambiario emitiendo dinero para comprar el exceso de oferta de dólares, lo cual inyecta liquidez e incentiva el consumo, la demanda agregada y el nivel de actividad.

Es decir, durante los últimos 5 años hubo un círculo virtuoso entre, precios internacionales, entrada neta de dólares, inyección de liquidez, expansión del consumo y nivel de actividad.

Este círculo virtuoso entre el escenario internacional y la tasa de crecimiento del PBI doméstico comienza a deteriorase a partir de un escenario mundial que deja de ser excepcional y ya no juega tan a favor, como sí lo hizo durante los últimos 5 años.

Hoy el círculo virtuoso está desapareciendo y los menores precios internacionales implicarán una menor entrada neta de dólares, impactando negativamente en el consumo y en el dinamismo de la tasa de crecimiento de la economía.

Paralelamente, también supondrá menores ingresos por Retenciones a las Exportaciones, comprometiendo el superávit y el frente fiscal.

El fin del círculo virtuoso encuentra su origen en el estallido de la crisis financiera global, que generó una dinámica de precios bajista en los mercados internacionales, lo que aceleró la formación de expectativas negativas.

Las expectativas negativas dieron lugar a una muy fuerte aversión al riesgo por parte de los inversores (flight to quality).

Tuvo lugar, entonces, una gran corrida en los mercados financieros, con agentes económicos desarmando sus portfolios e invirtiendo en los activos históricamente más seguros (reservas de valor): oro y dólar.

En este marco de mayor aversión al riesgo y vuelo hacia activos más seguros, durante el último mes el dólar se apreció 2.4% y el oro subió 13.6%.

La contrapartida, como era de esperarse, fue una caída del precio promedio de los commodities (valuados en la divisa norteamericana) de 10.6%.

Los precios de los commodities agropecuarios están entre los que más cayeron. La soja (-15.5%); el trigo (-15.2%) y el maíz (-18.6%) registraron caídas que están en línea con nuestras estimaciones econométricas.

3 claves

La pregunta clave para entender el impacto que el nuevo escenario internacional tendrá sobre la economía argentina es: ¿Hasta donde continuará cayendo el precio de los commodities?
Para contestar esta pregunta es necesario estudiar la trayectoria temporal de los precios (dólar y commodities), dilucidar qué salida tendrá la actual crisis económica financiera internacional y proyectar un escenario económico mundial futuro.

> Lo 1ro. que hay que tener en claro es que el 1er. semestre del presente año fue excepcional y que el crecimiento registrado en el precio de los commodities fue inusual.
En julio 2009, la tonelada de soja (US$600); de maíz (US$310) y trigo (US$394) alcanzaron records históricos que no eran sostenibles en el tiempo y fueron resultado por un lado, de un nivel de actividad económica mundial tampoco sostenible en el largo plazo y, por otro, de la burbuja financiera creada a partir de la desmedida expansión del crédito y de la sofisticación de la ingeniería de los derivados financieros.

> Lo 2do. que hay que tener en cuenta, es que los actuales precios internacionales de la soja por un lado y, el maíz y el trigo, por otro, no son, en términos relativos, tan bajos, ya que se ubican un 57% y un 10% por arriba de los valores promedios de 2006 y 2007; respectivamente.
Es decir, hay margen para que los precios de los commodities agropecuarios sigan cayendo.

> Lo 3ro. a considerar es el tipo de salida y el impacto que la crisis internacional
tendrá sobre el nivel de actividad económica global. Cuanto más perdure la crisis de los mercados financieros, más caerá el nivel de actividad económica mundial y, por ende, los precios internacionales.
La fuerza de la crisis y su perduración en el tiempo serán función del tipo de financiamiento y la forma en que se instrumente el paquete de salvataje.

Según nuestras proyecciones, el precio de la soja; el trigo y el maíz, encontrarían su piso en torno a los US$260; US$160 y US$120 por toneladas, lo cual implica una caída adicional de entre el 25% y 30%.

En otras palabras, el piso de la soja; el trigo y el maíz sería más bajo que el promedio del 2007, pero más elevado que el del 2006.

Teniendo en cuenta el deterioro del escenario internacional, la reducción del precio de los commodities y, por ende, la menor entrada neta de divisas a nuestra economía, proyectamos dos escenarios en materia de nivel de actividad para 2009.

En el 1er. escenario, asumimos que, en 2009, se crecería trimestre tras trimestre a un ritmo un 25% menor que durante el presente año.

En el 2do. escenario, proyectamos un impacto negativo mayor, con un nivel de actividad creciendo, trimestre tras trimestre, a la mitad del presente año.

De acuerdo con nuestras proyecciones, la tasa de crecimiento del PBI de nuestro país se ubicaría entre un +5.5% y +3.7% en 2009.

Este escenario mundial con precios internacionales convergiendo, en promedio, por debajo de los valores de 2007, implicaría un importante costo fiscal.

En este sentido, habría, por 1ra. vez, una sobrestimación presupuestaria de los ingresos tributarios provenientes de las retenciones a las exportaciones.

Las retenciones caerían un 24% y el costo fiscal, en términos de superávit primario del SPN, ascendería al 33% cuando se compara nuestra proyección contra el Proyecto Presupuestado 2009.

En otras palabras, un escenario internacional negativo con caída de precios internacionales podría generar un marco fiscal “novedoso”, diferente al del último quinquenio.

Durante los últimos 5 años siempre se recaudó Retenciones; Ganancias e IVA por encima de lo presupuestado originalmente. Se recaudaba IVA y Ganancias “de más”, porque se subestimaba el crecimiento en el Presupuesto.

En el Presupuesto 2009, sucede lo contrario, ya que se sobrestiman los precios internacionales y no se subestimaría el crecimiento.

Es decir, de acuerdo con nuestras proyecciones, en 2009 no habría ingresos tributarios excedentes y, por ende, habría menos margen para aplicar una política expansiva y discrecional del gasto público en 2009.

Como consecuencia de la desaceleración de la tasa de crecimiento del consumo y del nivel de actividad económica global, este escenario proyectado para 2009 también implica una desaceleración de la inflación minorista con respecto a 2008.

Según nuestras estimaciones, la inflación minorista bajaría de poco más del 20% (2008) al 17% (2009) anual.

Con caída de precios internacionales habrá sobrestimación de retenciones a las exportaciones, que deberá ser compensada con una suba del resto de los ingresos tributarios (IVA y Ganancias) si se pretende mantener el superávit primario presupuestado.

Igualmente, es importante tener en claro que la desaceleración del nivel de actividad doméstica no es consecuencia de la crisis internacional, sino que es un fenómeno que ya se estaba registrando y que el nuevo contexto mundial sólo actúa acelerando este proceso.

Previo al cambio de contexto internacional y, como resultado de errores de política económica, ya se había comenzado a verificar una desaceleración del nivel de actividad.

El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) ya tenía una tendencia declinante y, en este nuevo contexto, es esperable una intensificación de la desaceleración.

La industria, también crecía menos, aunque su comportamiento declinante estaba amortiguado por la excepcional performance del rubro automotor y de la metalmecánica. Sin autos y metalmecánica, la industria creció un 30% menos al
comparar Agosto ’08 con Agosto’ 07.

Sin automotores ni metalmecánica, el 96% de la industria ya crecía menos este año que en el 2007.

Este menor dinamismo económico, que ya se registraba previo al estallido de la crisis internacional, es consecuencia de la propia estructura del modelo productivo adoptado desde el 2002.

Este modelo tiene como centro neurálgico al tipo de cambio real depreciado. En los últimos 5 años, el tipo de cambio real depreciado tuvo un rol fundamental en la creación de empleo y en el nivel de actividad.

En este marco, la aceleración de la inflación y la consecuente apreciación del tipo de cambio real empezaron a impactar des acelerando el nivel de actividad económica doméstica.

La apreciación del tipo de cambio real implica menor competitividad para el sector externo, menor protección para la industria sustituidora de importaciones y menores posibilidades de hacer políticas activas de incentivación de la demanda, por ende menor consumo y menor tasa de crecimiento económico.

Si se toma nota que los principales sectores exportadores y sustituidores de importaciones enfrentan un tipo de cambio efectivo más bajo que el de la Convertibilidad y, también se tiene en cuenta que el Real de Brasil se ha depreciado fuertemente contra el peso en los últimos cuarenta días, sería esperable que la actual administración dejara que el peso se depreciara gradual y suavemente para ganar competitividad externa, brindar mayor protección a la industria y dotando de mayor poder adquisitivo a los ingresos fiscales por retenciones.

Devaluación

Es más, la actual administración necesita depreciar el tipo de cambio porque, de otra manera, sería imposible poder mantener las actuales alícuotas de retenciones.

Hay que tener en claro que los actuales niveles de alícuotas podían mantenerse exclusivamente debido a los excepcionales precios de commodities, que ya no existen.

Hoy en día, el sector exportador enfrenta un tipo de cambio real efectivo promedio (luego de retenciones y deflactado por el índice de precios mayorista oficial) de tan sólo 15% por encima de los niveles de la Convertibilidad.

Es más, de los 22 sectores exportadores, el 72% (16 sectores) enfrentan un tipo de cambio efectivo más bajo que en la Convertibilidad.

Paralelamente, a este fenómeno de la apreciación del tipo de cambio real efectivo hay que sumarle la reciente depreciación del real brasileño con respecto al peso argentino que, en los últimos 40 días, ha ascendido prácticamente a un 40%.

Teniendo en cuenta la fundamental importancia del tipo de cambio real en los resultados económicos del modelo productivo, es muy importante recuperar la utilización del tipo de cambio nominal como herramienta de política económica.

En los últimos meses, las presiones inflacionarios crecientes obligaron al BCRA a dejar de depreciar la moneda.

Es más, con la crisis del campo, el Central se había visto obligado a convalidar la apreciación del tipo de cambio nominal.

Ahora el escenario ha cambiado.

La crisis internacional, la apreciación mundial del dólar, la depreciación de la moneda brasileña y la disminución de las presiones inflacionarias domésticas podrían brindar la oportunidad de recuperar el tipo de cambio nominal como instrumento de política.
Para la actual administración es fundamental recuperarlo.

Con un dólar cerrando a $3.40 en 2008, si el año próximo la inflación Argentina es del 17% y la de USA es 5%, sería necesario un tipo de cambio de $3.80 hacia fines del 2009 para mantener el tipo de cambio real constante.
22/10/08
NOSOTROS NO NOS RENDIMOS...
Desde el GRUPO PAMPA SUR advierten acerca de lo que significa, en concreto, la actitud del gobierno nacional de dejar pasar las semanas sin tomar medidas de fondo en política agropecuaria.

TRIGO

Se prevé una merma importante en tonelaje de trigo a cosechar, en un plazo de aproximadamente dos meses.
Menos trigo significa menos harina, menos pan y menos divisas (para el país en general, incluyendo las arcas del Estado) por disminución de exportaciones.
Por lo tanto, el pan y la harina son más caros para el consumidor, sólo por la política de desaliento llevada a cabo por Néstor y Cristina Kirchner.
Por algo entre 2005 y 2008 el pan subió el 127%, mientras que el precio del trigo sólo subió el 36%.

MAÍZ

Ya se sabe que hay menor cantidad de hectáreas de maíz sembradas.
Menos maíz significa quitarle calidad y cantidad a un insumo clave, utilizado por industrias como materia prima para la transformación de proteína (avicultura –pollos y huevos-, ganadería, lechería y cerdos), además de la molienda o industrias como la mecánica, química o biológica, cuyo producto final es una bebida, un alimento o un biocombustible.
Esas son las producciones de valor agregado que se ven afectadas, no sólo para exportar esos productos (mayores divisas y mayor empleo), sino para consumo interno de los argentinos.
La Cadena del Maíz genera empleo, inversión y desarrollo regional. Es preciso abastecer cada sector consumidor de grano de maíz y eso es lo que está en peligro.

SOJA

La rentabilidad de la soja, con motivo de las confiscatorias retenciones existentes, se dará sólo en campos propios. Quienes alquilaron tendrán fuertes pérdidas, ya que tuvieron que comprar insumos cuyos costos en dólares subieron notablemente.
La cadena de la soja, tanto en grano como en aceites y harinas, es la principal generadora de divisas para la Nación. Aporta la cuarta parte de las divisas obtenidas por el país en concepto de exportaciones.
El empleo directo que genera el complejo sojero se estima en 293.000 personas, entre productores, acopiadores, corredores, transportistas, industria, puertos, industria de envasados, margarinas, etc. Un poco más de un millón de personas dependen directamente de los ingresos de esta actividad económica.
Pero además, el complejo sojero es un notable multiplicador de empleo (empleo indirecto). La industria aceitera lidera holgadamente la generación de empleo indirecto. Por cada empleo generado en la industria de procesamiento de oleaginosas (soja 90%), se crean 18 puestos al resto de la economía.

LECHERÍA

El acuerdo celebrado por el gobierno con algunos miembros de la industria lechera, mediante el cual se fija en UN PESO ($1) el precio por litro de leche a ser pagado al productor, sólo da posibilidades a los grandes tamberos. Directamente excluye de la actividad a los medianos y chicos, llevando a una fuerte concentración, como ocurre con todos los rubros de la producción a partir de la política de Kirchner.
Esa política de concentración y desaliento de la producción, de trabas a las exportaciones y distorsiones en el mercado interno, además de tener un impacto social directo en las economías regionales, expulsando gente del interior hacia los grandes centros urbanos, en beneficio de pocos, impacta directamente en la suba de precios de la leche.
Por algo entre 2005 y 2008 la leche en el mostrador subió el 164%, mientras que el precio al productor -a quien también le suben los insumos- subió el 92%.

GANADERÍA

En materia ganadera continua la misma política desde el año 2006, en la cual sólo el subsidio del Estado hace rentable a la producción de carne, siendo que éstos sólo son entregados a pocos, que por otro lado no son los que de verdad lo necesitan.
Al igual que en el resto de las producciones, la política de desincentivo a la producción, trabas a las exportaciones, retenciones y distorsiones en el mercado interno, ha producido una merma en la producción de carne que impacta directamente en los precios al mostrador.
Por algo entre 2005 y 2008 la carne subió en el mostrador el 71%, mientras que el precio al productor sólo subió el 35%, como también los insumos de su producción.

Todo ello sin contar:

• Los despidos generados por la industria frigorífica;
• La venta de todos los frigoríficos nacionales de primer nivel a manos extranjeras;
• La concentración del sector productivo;
• La expulsión de gente del interior o la ausencia de nuevas inversiones en un sector productivo que, aún cuando se corrijan ya los errores cometidos, le va a costar años recuperarse y ponerse a trabajar a pleno, en procura de alimentos de calidad y en cantidad, a buenos precios internacionales y accesibles precios internos, de la mano de una política sustentable que beneficie a todos;
• Haber dejado pasar definitivamente la mejor oportunidad histórica argentina.

Lo decimos con la tristeza de ver a cientos de empresarios medianos decididos a invertir en países vecinos como Uruguay, Brasil o Paraguay y a muchos argentinos que ya están viajando para comprar un inmueble en Miami -en lugar de hacerlo como en los últimos años en Rosario o en las ciudades del interior argentino-, y de observar el alarmante aumento en el éxodo de nuestros jóvenes.

Sabemos que la lucha será larga, pues a todo esto hay que agregarle que dentro de la concentración económica y empresarial hay activos de la misma familia Kirchner y sus allegados, y el objetivo es quedarse literalmente "con todo", pero nosotros seguimos dispuestos a dar batalla en todos los frentes.

Así como no nos encandilaron -como a algunos dirigentes- las "luces del centro", reivindicamos nuestra firme convicción de pelear hasta el final por la honra de nuestros padres y el futuro de nuestros hijos.

POR ESO, NOSOTROS NO NOS RENDIMOS


Miguel SAREDI
Presidente
Grupo Pampa Sur

María del Carmen ALARCÓN
Presidente
Partido Movimiento Pampa Sur
Provincia de Santa Fe

Mariano PINEDO
Secretario
Grupo Pampa Sur
22/10/08
No hay maiz a menos de U$S 440 la TN.
Son muy pocos los productores interesados en regalar su cosecha a precios inferiores.

Empresas del sector avícola y feed lots de las provincias de Entre Ríos y Buenos Aires se están volcando al mercado a comprar maíz a un valor de entre 400 y 450 $/tonelada (125-140 u$s/t), según informaron hoy a Infocampo fuentes del mercado.

"Estos precios responden a la escasez de maíz presente en el mercado local y a la alta demanda por parte de las empresas avícolas", comentó Rubén Berardo, titular de Berardo Agropecuaria, compañía con sede en la localidad entrerriana de Urdinarrain.

"Ningún productor maicero está dispuesto a comercializar a un valor por debajo de los 400 $/tonelada, porque no le es redituable", indicó Berardo, para luego manifestar que "en nuestra provincia (por Entre Ríos) es cada vez más difícil conseguir maíz".

En la provincia de Buenos Aires, según constató Infocampo, los valores pagados se ubican en un rango de entre 400 y 430 $/tonelada. La mayor parte de las empresas que están adquiriendo maíz a tales valores se encuentran en las localidades bonaerenses de Cañuelas, Baradero, San Antonio de Areco, Marcos Paz, Brandsen y Capilla del Señor.

"Hay una demanda muy alta de maíz por una cuestión estacional que produjo un alza en los precios del cereal en las últimas semanas", señaló René Ducret, presidente de la Sociedad Rural de Baradero y productor maicero.

"Las operaciones de ventas comenzaron a plantearse a valores más tentativos para los productores a partir de la escasez de maíz presente en el mercado", afirmó Ducret, y agregó que "nadie quiere vender a un valor menor a 400 $/tonelada, pero siempre existen necesidades puntuales de algunos empresarios".
 
Fuente: Agrodiario
22/10/08
Se firmó el acuerdo lácteo, pero...
A medias, pero Cristina Kirchner se dio el gusto. En un escenario copado por tamberos aliados, funcionarios y un puñado de empresarios también afines, que ocultaron bastante bien un importante faltante de otros sectores de la producción y de la industria que se opusieron, la Presidenta encabezó ayer en la sala de convenciones de la Residencia de Olivos la firma de un nuevo acuerdo por el precio de la leche, que fija en $ 1 el litro de la materia prima de los productores hasta el 31 de diciembre. ?Hoy no sólo estamos haciendo este acuerdo para mantener el precio interno, sino también para cuidarlos a ustedes en lo que podemos denominar la intervención del Estado?, dijo la mandataria desde el atril.

Pero pese al anuncio con bombos y platillos que el Gobierno hizo ayer del acuerdo, con la presencia de unos 120 tamberos llegados en combis principalmente desde Santa Fe y Córdoba ?los dirigentes de las cámaras de esas provincias adhirieron?, más la asistencia del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y su par entrerriano, Sergio Uribarri, a horas del pacto pocos creen que se pueda pagar lo firmado. Así lo dicen tanto productores que se opusieron como algunos empresarios que sí adhirieron. De hecho, eso ya ocurrió con el anterior convenio, vencido en septiembre pasado y cumplido en parte, aunque implicaba pagar un 5%más de precio respecto de lo que ahora se comprometieron los industriales. Por si fuera poco, el pacto no compromete a las empresas a no subir los precios al público, ya que sólo habla de ?procurar que la población adquiera a precios razonables? los lácteos.

Sencillamente, ese valor no se puede pagar a los tamberos y por eso nosotros tampoco aceptamos firmar. No se puede pagar en el contexto de un mercado internacional en baja [la tonelada de leche en polvo cayó desde junio de US$ 4500 a 2400/2600], por los stocks acumulados (unas 40.000 toneladas, que significan US$ 100 millones guardados en cámaras a la espera de negocios) y la mayor producción local [hay un 5/6% más de leche que en 2007]?, dijo un importante industrial que hasta último momento recibió presiones del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, ideólogo del convenio, para que firmara. Para ese empresario, el mercado no da para más de $ 0,85 el litro. ?Los otros acuerdos no se cumplieron y éste no incluye ningún reaseguro para su cumplimiento. No lo firmamos porque no estamos convencidos de que esto se vaya a cumplir. Esto es para la gilada, para sacarse la foto y para Cristina. Vamos a ver en 30 días cuánto cobraron los productores?, expresó Claudio Ersinger, coordinador de la Mesa Nacional de Productores de Leche.

En realidad, a diferencia de todos los convenios anteriores, por primera vez, no firmaron el Centro de la Industria Lechera (CIL) ni la Asociación de la Pequeña y Media Industria Láctea (Apymel). Respecto de CIL, de sus 40 empresas socias sólo tres adhirieron: Sancor, La Serenísima y Nestlé. Pidiendo un estricto off the record , el industrial de una de esas compañías dijo: ?En el mediano plazo, es imposible de cumplir. El grueso de la industria hoy estaría en 85 centavos, en tanto que las más grandes podrían llegar a 92 centavos?. Nadie conoce en el fondo las razones de por qué firmaron las tres empresas. Algunos tamberos creen que es por una urgencia financiera; en el caso de La Serenísima, esta empresa en su último balance tuvo una pérdida de $ 110 millones. En las grandes empresas, no dan una respuesta explícita sobre por qué aceptaron. No obstante, se pueden escuchar estas frases, como la que pronunció Ernesto Arenaza, vocero de La Serenísima: ?Dado el contexto internacional, donde se redujo a la mitad el precio de la leche en polvo y las turbulencias financieras, vemos con buenos ojos que el Gobierno se involucre para buscar soluciones para el sector lácteo?.

Pese a los casi $ 20 millones que el Estado ayer pagó en compensaciones atrasadas a la industria, todavía les debe otros 250 millones y en el acuerdo de ayer tampoco figura un compromiso por pagarlas antes. Sólo habla de abonarles 15 centavos por litro e incluye una vaga referencia a que, ?de ser necesario?. se podría implementar un ?stock de intervención?, comprando mercadería. Por Apymel, que tiene 160 socios, sólo dos lo rubricaron. También se sumó al acuerdo la Junta Intercooperativa de Productores de Leche.

Sin bien los productores que firmaron estaban eufóricos, Alfredo Eléspuru, dirigente de La Pampa que adhirió, aclaró: ?Con esto evitamos que nos fundamos; nada más?.
Ersinger fustigó a los tamberos K: ¿Firmaron por afinidad política?.
Juan Trossero, otro que firmó, le respondió: ¿Tendrían que revisar la estrategia; no consiguieron nada?.
Sin dar nombres, la Presidenta se despachó contra los que critican las compensaciones pero las cobran. Hugo Luis Biolcati, presidente de la Sociedad Rural Argentina, indicó: ¿Si se refiere a mí, lo que yo percibí en el último convenio fueron 36.000 pesos; lo necesité como cualquier productor porque en estas condiciones no se puede trabajar?. Más allá del precio, en este acuerdo no hay subsidios para los tamberos.

1 peso

* Es el valor que establece el convenio firmado ayer. Se trata de un 5% menos respecto del valor fijado en el anterior pacto, que venció en septiembre pasado.

2500 dólares

* Es el precio promedio que tiene la tonelada de leche en polvo en el mercado internacional. Hace tres meses, superaba los 4500 dólares por cada tonelada.

6 por ciento

* Es el porcentaje de aumento que a estas alturas del año mostraría la producción láctea respecto de igual período de 2007. Se espera aún más producción.

Cheppi dijo:
El Secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, dijo que “sin la intervención estatal este precio caería a 80 centavos”.

El titular de la SAGPyA formuló estas declaraciones en el acto realizado ayer en la Quinta de Olivos, que encabezó la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en donde se firmó un acuerdo entre productores e industriales del sector.

"Hemos avanzado en un acuerdo con más del 70% de la producción y no dudamos en que el resto de los productores también reciba $1 por litro", sostuvo Cheppi.

El funcionario criticó a los tamberos nucleados en la Mesa de Enlace al decir que "pretenden no acordar nada, porque piden un precio de $1,25, que es totalmente imposible de concebir en la actual coyuntura".

Cabe destacar que el acuerdo establece un precio de $1/lt al productor por los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2008. Además fija en U$S 3116 el Valor de Corte para el cálculo de los derechos de exportación, cuyos fondos serán utilizados para otorgar a las usinas $015 por cada litro de leche utilizado en la elaboración de los productos denominados masivos.
 
  << VOLVER   PAGINAS DISPONIBLES:   1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar