» HOME  » REGISTRARSE  » CONTACTO 
WallpapersPublicar avisoListado de rubros
Usuario Contraseña
» Busqueda
  << VOLVER   .: TODAS LAS NOTICIAS REFERENTES AL SECTOR AGROPECUARIO
28/02/11
El fin de la ONCCA y el manejo de la caja

La sorpresiva disolución de la ONCCA anunciada por el Gobierno dejó más dudas que certezas. Por un lado, en el plano político no está claro que el secretario Guillermo Moreno (el autor intelectual de la política de subsidios y bloqueo de exportaciones que luego instrumentaba ese organismo) vaya a aceptar de buen modo el evidente recorte de poder y presupuesto que lo tiene como víctima.


Por otro lado, en el plano operativo, hay errores en la normativa oficial y nadie sabe todavía a ciencia cierta quién se hará cargo de las funciones que tenía la malograda oficina de control.


La letra fría de los decretos publicados el viernes en el Boletín Oficial dispone la “disolución” de la ONCCA y la creación de la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (UCESCI), que será conducida por el ministro de Economía, Amado Boudou, y será integrada por los ministros de Agricultura, Julián Domínguez; y de Industria, Débora Giorgi; además del secretario de Comercio Interior y el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray. Esta Unidad tendrá que ocuparse de ahora en más de las funciones que se le “anexaron” a la ONCCA a partir de 2007: el reparto de subsidios agropecuarios y la administración de los estratégicos permisos de exportación, los ROE.


En la composición decidida para la UCESCI se puede leer claramente el recorte de poder que sufrió Moreno, quien hasta ahora decidía a su antojo el rumbo de estas políticas. Ahora, el poderoso funcionario deberá conciliar con tres ministros. Y Boudou, que en los últimos tiempos parece contar con fuerte respaldo de la presidenta Cristina Kirchner, será quien maneje un presupuesto de 3.000 millones de pesos anuales.


Domínguez es otro de los ministros que parece vencedor de este reparto. Desactivó el nucleo más duro de la confrontación con el campo y por eso logró ser reconocido por la Presidenta. Sus principales funcionarios (Lorenzo Basso, Oscar Solís y Alejandro Lotti) se aprestaban en las últimas horas a hacerse cargo de la administración de otras funciones claves de la ex ONCCA, como la adjudicación de los estratégicos ROE o la distribución de la Cuota Hilton.


La gran pregunta que muchos se hacían es si la implosión de la ONCCA se limitará a una redistribución de su millonaria caja y de los principales “resortes” de la política agropecuaria entre distintos actores del Gabinete. O si, por el contrario, se pondrá en revisión toda la política de intervención diseñada por Moreno.


En rigor, desde 2007 la ONCCA gastó más de 10.000 millones de pesos en subsidios a diferentes sectores alimenticios. También reguló a su gusto las exportaciones agroindustriales. Pero no pudo evitar que los precios de los alimentos pagados por la población subieran más de 100%.


Ni que el stock de bovinos se redujera violentamente en 10 millones de cabezas, un 20%. La evidencia de los hechos muestra que Moreno fracasó con sus recetas. Sus nuevos compañeros en la UCESCI pretenderían una revisión de las mismas.
Este movimiento llenó de zozobra a los sectores que todavía cobran compensaciones (molinos y avícolas), y a otros a los que se les debe mucho dinero en subsidios (feed lots). En rigor, el Gobierno hizo desaparecer la ONCCA con una deuda cercana a los 2.000 millones de pesos. Y no dio precisiones sobre quién cargará con ese pasivo.


Más allá de la resistencia que pueda ofrecer Moreno al avance de los “moderados”, un problema concreto que deberá encarar el Gobierno antes de poner en marcha la flamante Unidad interministerial, es el entuerto jurídico que creó debido a la premura para eliminar la ONCCA y dar el golpe de efecto político. Y es que por un error en la confección de los decretos las tareas originales de la ONCCA (velar por la transparencia de mercado y llevar un registro de operadores del sector) fueron a parar al Ministerio de Economía en lugar de a Agricultura, como se preveía.


 

28/02/11
Arranca Expoagro 2011

Una vez más, habrá tecnología de avanzada en esta edición. Por ejemplo, a partir de la alianza establecida entre Expoagro y Geosistemas, aquellos que visiten la muestra y dispongan de un GPS Garmin podrán descargar gratuitamente (desde www.expoagro.com.ar) el mapa digital de la muestra con la ubicación de los stands de todos los expositores.


La exposición, cuyos accionistas son los diarios Clarín y La Nación, tiene lugar en un predio de la localidad de Baradero, a la altura del kilómetro 121 de la Ruta 9.


Expoagro es la más grande y completa de las muestras dinámicas, con un espacio dedicado a stands de 60 hectáreas y otro predio, lindero a la muestra, que ocupa 500 hectáreas: este último es el espacio “dinámico”, donde se pone a prueba el rendimiento de las máquinas agrícolas.


Así se puede observar en directo el rendimiento de cada maquinaria o equipo en labores de siembra, cosecha, pulverización, embolsado de granos, hilerado o enrollado, entre otras actividades intrínsecas del campo.


También exponen los productores automotrices (prácticamente todas las terminales, además de unas cuantas importadoras, se dan cita con sus stands) y las fábricas de fertilizantes, agroquímicos, transportes y servicios.


Todos los bancos que prestan servicios al productor agropecuario concurren también a esta muestra: a lo largo de cuatro días, en los stands bancarios son despachadas miles de preaprobaciones para el otorgamiento de créditos para la compra de maquinaria agrícola, insumos y vehículos.


La muestra se extenderá hasta el sábado. Durante esos cuatro días podrá verse una completa demostración de las prestaciones que tienen las maquinarias en acción.


Una de las claves de la muestra es su predio dinámico. En esas 500 hectáreas también hay espacio para los denominados “plots” (parcelas demostrativas), donde la industria semillera y biotecnológica muestra sus adelantos con cultivos especialmente sembrados para la ocasión. Expoagro es la muestra que reúne la mayor oferta de este rubro.


 

22/01/11
Moreno y Cargill, grandes ganadores K

El cese de comercialización dispuesto por la Mesa de Enlace la ubicó debajo de unos reflectores que nunca hubiera elegido: Cargill se convirtió en el emblema de la crisis del trigo, y en la imagen prototípica construida por algunos dirigentes del agro, en la multinacional voraz y despiadada que se enriquece a costa de los productores.

En su último tractorazo frente a la planta que posee la empresa en la localidad santafesina de Alvear, el líder de la Federación Agraria Argentina (FAA) Eduardo Buzzi, volvió a denunciar que el “acuerdo Moreno-Cargill” es la versión moderna del “Pacto Roca-Runciman”.

Buzzi pidió que se investigue al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, por supuesto cohecho con la multinacional. “Cuesta creer que los favores a las multinacionales sean gratis”, afirmó.


Como sea, lo cierto es que la política de concentración oligopólica alentada en la práctica por Moreno, dejó como saldo luego de siete años de kirchnerismo que un puñado de compañías manejen casi la totalidad de la producción agrícola argentina (alrededor de 100 millones de toneladas).

Y en este proceso de cartelización causado por los altísimos grados de intervención oficial, Cargill resultó ser la empresa más beneficiada del sector agroindustrial, según confirmaron a La Política Online varias fuentes del mercado de granos.

En este contexto, más allá de que Moreno nunca haya recibido una denuncia formal por corrupción, a muchos les genera dudas el verdadero motivo del incentivo a un proceso que perjudicó a la mayoría de los argentinos y que sólo benefició a las grandes empresas.

Moreno hizo un acuerdo formal con las empresas del sector para eliminar la competencia y poder de esta forma controlar de manera más fácil el mercado. Cargill en todo caso es un aliado al secretario”, comentó un dirigente rural.

Crecer gracias a Moreno


Desde que se inició la era kirchnerista en 2003, Cargill disparó su tasa de ganancia, gracias a que Moreno comenzó a fijar los precios que recibían los productores por sus cosechas.

Uno de los negocios más opacos de esta empresa -con el visto bueno de Moreno- consiste en cobrar retenciones a productores por cereales que se consumen en el mercado interno, dado que aplican el impuesto sin discriminar el destino de la producción.

Además, Cargill cobra a los productores retenciones mucho más altas de las que rigen en teoría. Esto ocurre por los descuentos que aplica por el denominado “riesgo comercial”, que se produce básicamente por la demora en la entrega de ROES (permisos de exportación) que son distribuidos por la ONCCA, pero que en realidad se deciden en Comercio Interior.

De esta forma, los directivos de Cargill aducen en muchas oportunidades que no pueden salir al mercado a comprar trigo porque no tienen la certeza de que lo podrán exportar. Esto que debería ser un inconveniente, lejos de perjudicar a Cargill la beneficia porque apalancada en esa “dificultad” impone severos descuentos a los productores.

Se trata en definitiva de una política que bajo el discurso de defender el “modelo nacional” no hizo otra cosa que favorecer a una de las multinacionals más grandes del mundo. En lo que hace a la exportación de harina de trigo, el año pasado Cargill se repartió junto con Molinos Cañuelas –vinculada al ministro Julio de Vido- y Andrés Lagomarsino más del 60% del total de las exportaciones realizadas (ver recuadro).

Según pudo saber LPO, en el ejercicio del año pasado, la empresa fundada en 1865 en Minneapolis (EE.UU.), exportó a nivel global más de 522.000 toneladas de trigo y facturó u$s 107.882 millones. Casi lo mismo que el prepuesto del gobierno nacional.

18/01/11
"Hambre para hoy, hambre para mañana"

Las principales patronales agropecuarias de Argentina, uno de los mayores proveedores globales de granos, advierten sobre la situación "desesperante" de los productores de trigo a raíz de las "distorsiones" existentes para la comercialización de los cultivos.


 


La Sociedad Rural Argentina (SRA), la Federación Agraria Argentina (FAA), Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) pidieron al Gobierno en un comunicado "respuestas concretas" a los reclamos del sector, enfrentado desde 2008 al Ejecutivo de Cristina Fernández.


 


De acuerdo a las últimas estimaciones de cosecha de trigo 2010/11, hay existencias suficientes para abastecer holgadamente el consumo interno y nuevas exportaciones, denunció CREA (Consorcio Regional de Experimentación Agrícola).


 


Ante esta situación la Coalición Cívica emitió hoy (17/01) un documento titulado "Hambre para hoy, hambre para mañana", en el que fija su postura frente al conflicto desatado por la comercialización del trigo.


 


El documento


 


Argentina produce en promedio histórico entre 14 millones y 15 millones de toneladas de trigo por año y consume alrededor de 6 millones. Con algo más de un tercio de la producción de nuestro país el consumo interno está garantizado. Si los productores pudieran exportar sin trabas y recibir el precio lleno del producto, se podría “regalar” la totalidad del trigo que Argentina consume y aún así habría ganancia para el campo. Las medidas del gobierno sobre el trigo no tienen por objetivo “asegurar la mesa de los argentinos”, sino todo lo contrario: perjudicar a los productores y los consumidores en beneficio de algunos amigos del poder.


 


El trigo como materia prima explica solamente entre un 8% y un 12% del valor final del pan. Mienten cuando dicen que el campo pone en riesgo la alimentación de la Argentina. El pan aumentó en valores reales un 200% en cuatro años, mientras que el trigo aumentó apenas un 50% en el mismo período.


 


Mientras siga en pie el sistema de cupos y de ROE (Registro de Operaciones de Exportación), no hay libertad de exportación. Es una mentira lo anunciado por el Gobierno sobre el “saldo exportable” y la “liberación de tres millones de toneladas para la exportación”. El sistema de cupos y  ROE es de por sí distorsivo y favorable a la corrupción, y, por sobre todas las cosas, es la creación por parte de este gobierno de dicho sistema lo que ha generado una millonaria transferencia de dinero ilegitima desde los productores trigueros hacia los grandes molinos y exportadores.


 


¿Qué es el sistema de cupos? Es un invento del gobierno para que los molinos y exportadores “decidan” a que precio le compran a los productores. Tomando los datos de producción, excedentes de cosechas anteriores, demanda interna y “cupos autorizados” por el gobierno, resulta que en Enero de 2011 los productores argentinos tienen para ofrecer 12,5 millones de toneladas, pero la demanda resulta apenas de 1,5 a 3 millones de toneladas. Es decir, competencia 0. El gobierno puso a los productores dentro de un “corralito”, a donde van los exportadores y deciden cómo, cuánto, a que precio y a quién comprar. Esto genera que entre el precio de mercado y el precio que efectivamente se le paga al productor por tonelada tengamos una diferencia de entre 55 y 60 dólares. El gobierno K interviene a favor de unos pocos. Esto es el sistema de cupos.


 


No tienen sentido los anuncios sobre créditos blandos del Banco Nación para los productores de trigo. ¿Quién va a tomar créditos si no sabe si luego va a poder vender sus productos ni a que precio? ¿Qué confianza puede tener un productor para endeudarse cuando el precio que recibe por su producto depende del “humor” con que se despierte el funcionario de turno? ¿Quién se va a endeudar si no hay rentabilidad? ¿Quién va a invertir para exportar si las exportaciones están cerradas, y se abren sólo en cuentagotas para los amigos del poder?


 


Las mentiras ya son repetidas. Recordamos que en Diciembre de 2008, la Presidente Cristina Kirchner anuncio los planes ”Reintegro pequeño productores de Trigo y Maíz: Trigo Plus y Maíz Plus”, para reintegrarle parte de las retenciones a los pequeños productores. Ninguno de ellos recibió el dinero, estos programas no se cumplieron.  Por otra parte, en Enero de 2009, se anuncio una medida similar a la actual sobre el trigo: eran créditos para la compra de maquinaria agrícola. Las líneas de créditos prácticamente no fueron entregadas y el impacto en la producción y la inversión fue nulo.


 


La traición al campo de algunos “opositores”. Durante el año 2010 el Congreso de la Nación trato el proyecto de ley de la Coalición Cívica (Diputadas Carrió, Re y García) para eliminar los ROE y abrir y normalizar las exportaciones. Diferentes partidos de la oposición y algunos dirigentes rurales, a pesar de haber afirmado que apoyaban estas políticas, luego “olvidaron” estos compromisos y quitaron apoyo al proyecto. Si ese proyecto se hubiera convertido en ley, hoy este problema del trigo ya estaría resuelto.


 


Propuestas: Reiteramos que para la Coalición Cívica, tal como lo afirmamos hace años, la solución al problema del trigo y la comercialización de los demás productos agropecuarios es sencilla: abrir las exportaciones, eliminar las trabas a la comercialización, eliminar los ROE y que los compradores paguen a los productores el precio lleno. Con esto vamos a tener un “shock de confianza”, va a subir la producción, vamos a tener trigo tanto para exportar como para abastecer al mercado interno, sin aumentos de precios.


  


La intervención del mercado del trigo y del resto de los productos agropecuarios  de los años K y las recientes medidas del gobierno van todas en el mismo sentido: más poder a los más grandes, más concentración, menos productores de trigo en el interior, menos inversión, menos trabajo, más inflación. Si no cambiamos estas políticas, seguiremos teniendo el resultado desastroso que en materia triguera venimos viendo: hambre para hoy, hambre para mañana.


 


El documento lo firman los candidatos a Presidente y Vicepresidente Elisa Carrio y Adrián Pérez, los candidatos a Gobernadores de Buenos Aires, Córdoba y nta Fe, Juan Carlos Moran, Omar Ruiz y Carlos Comi, las diputadas de la Comisión de Agricultura y Ganaderia, Susana García (Santa Fe), Hilma Re (Entre Ríos) y el Equipo AgroIndustrial de la Coalición Cívica.


 

16/01/11
Reflotan la idea de la Junta de Granos

El Ejecutivo Nacional y sus satélites se preparan para el 1er. choque de 2011 con el campo.


 


El oficialismo luce decepcionado con la Federación Agraria Argentina y hasta con la Central de Trabajadores Argentinos (Horacio Verbitsky en Página/12 lo explicita): esperaba el apoyo de los pequeños productores y cuestiona que Víctor De Gennaro escriba en el diario La Nación.

Durante todo 2010, el Frente para la Victoria trabajó para controlar o partir la CTA y la FAA. Los fracasos son evidentes.


 


En vez de preguntarse por qué se está quedando cada vez más solo (tendrá que refugiarse en Gabriela Cerruti y pocos más), Verbitsky cuestiona todo aquello que no integra su universo creado a fuerza de voluntarismo.


 


Pero lo mejor es Julián Domínguez, quien por fin revela que verdadero rol: adormecer la protesta agropecuaria sin solucionar lo importante, y cuando no lo consigue acusa a sus interlocutores.


 


En tanto, el Ejecutivo Nacional se prepara para lanzar a la Afip y a la Oncca a escena: no importa que en la Argentina exista la necesidad de rediscutir el esquema tributario -algo a lo que siempre se negó Néstor Kirchner- y una presión tributaria exorbitante e inequitativa (¿qué pasa con el ajuste por inflación?) para la contraprestación nula que brinda el Fisco.


 


El discurso gubernamental es que todo es por lo que menos tienen (cuando ya es evidente que es mentira). Y por ello desempolva la Junta Nacional de Granos, aunque no hay consenso acerca de si es la mejor oportunidad para intentar reflotarlo.


 


Aqui algunos recortes dominicales en la prensa oficialista:


 


 


Gustavo Cirelli y Mariano Beristain en el diario Tiempo Argentino:


 


"Alrededor de 50 empresas locales de gran envergadura se encuentran en la mira del fisco argentino por eludir el pago de Ganancias mediante maniobras abusivas que aprovechan un acuerdo tributario que la Argentina y Chile homologaron durante las dictaduras militares.


 


Tiempo Argentino pudo determinar por fuentes bien informadas que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) está investigando el accionar de firmas de la talla de Torneos y Competencias, Cargill, Molinos y Shell, entre otras. 


 


De forma oficial, las autoridades de la AFIP no confirmaron ni negaron este accionar porque recordaron que no pueden violar el secreto fiscal, pero admitieron que existe mucha indignación porque cada vez son más los casos de empresas que realizan operaciones de triangulación para eludir el pago de Ganancias y Bienes Personales.


 


Sin embargo, este diario pudo saber de manera fehaciente que el Estado argentino tiene bajo la lupa operaciones de triangulación por unos $ 400 millones que la cerealera Molinos realizó entre 2004 y 2009 utilizando este mecanismo. 


 


De corroborarse que esta compañía se valió de este sistema para eludir el pago de Ganancias, el Estado Nacional habría sufrido un perjuicio del orden de los $ 140 millones. 


 


Los especialistas del fisco argentino analizan además las exportaciones realizadas en 2009, a través de Chile, de otras 49 empresas entre las que también se hallan Torneos y Competencias, Cargill y la petrolera Shell. 


 


El monto de las operaciones de comercio exterior sospechadas por la AFIP superaría los $ 130 millones, lo que en la práctica implicaría pérdidas adicionales para las arcas estatales de unos $ 43 millones. (...)".


 


 


Horacio Verbitsky en el diario Página/12:


 


"(...) El punto central del debate es la fijación de un cupo que el gobierno nacional considera innegociable, porque hace a la seguridad alimentaria, y el requisito de permisos de exportación que sólo se otorgan si no está comprometido el abastecimiento interno. 


 


El Estado calcula a cuánto llegará cada año el consumo de los 40 millones de habitantes del país y reserva ese cupo para las empresas que se encargan de triturar el grano y convertirlo en harina. Recién por encima de esa cuota permite la exportación, que está en manos de otras empresas, aunque algunas coinciden en ambos rubros. (...)


 


Por medio de la ONCAA (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario) verifica que los productores reciban el precio de exportación, menos las retenciones vigentes, que en el caso del trigo son del 23%, y los costos del embarque. En caso contrario, no paga el subsidio a los molinos. 


 


Para que los productores puedan participar en una instancia previa de control al momento de vender, el Estado informa cuál es ese precio teórico. Además, a los productores de menos de 800 toneladas (que son casi la mitad del total) se les devuelven las retenciones. 


 


Según la Sociedad Rural, ni la industria de la molienda ni los exportadores les pagan a los productores ese denominado “precio pleno”, es decir sin otros descuentos. Por eso pretende que no exista cupo alguno y que toda la producción quede librada a las fuerzas del mercado, aunque no explica cómo haría para que, con precios internacionales en alza, esa competencia irrestricta no encareciera la alimentación popular, nivelando hacia arriba.


 


Si, tal como afirma la Mesa de Enlace y no desmiente el gobierno, molineros y traders pagan menos que el precio pleno, ¿cómo es posible que no haya denuncias específicas por esta infracción, que descalifica para recibir el subsidio? 


 


La razón de este misterio es que imponen un fuerte descuento a quienes ofrecen sus granos en negro, en aplicación de un axioma de la sabiduría popular sobre el perdón y el tiempo que dura según quien sea la víctima. 


 


Pero hay que buscar en el orden de la ideología y de la política para entender por qué las entidades que dicen representar a los pequeños chacareros y a las cooperativas, vuelven a correr detrás de la representación de los grandes latifundistas, agrupados en la Rural y en Carbap


 


Biolcati también fue el vocero del conjunto para descalificar la petición de la presidente de que en el encuentro pactado con los gremialistas patronales también se analizaran las medidas posibles contra la informalidad y el trabajo esclavo en el sector agropecuario. Las cuatro entidades se opusieron a la formalización de esas relaciones y su adecuación a la legislación vigente cuando la Comisión Nacional de Trabajo Agrario las planteó en diciembre de 2008.


 


Concentración


 


Cada eslabón de la cadena triguera tiene un grado distinto de concentración. El 92% de los productores, es decir unos 27.000, son responsables de algo más de la mitad de la cosecha. La otra mitad está en manos del 8% restante, unos 2.000 productores. 


 


Es obvio el mayor poder negociador de este último grupo. Tres molinos (Cañuelas, Lagomarsino y Cargill) compran el 30% del trigo para harina; los otros 160 molinos, que manejan el 70% restante son empresas familiares y/o pymes. 


 


Las 10 grandes traders comercializan nueve de cada 10 toneladas (también aquí Cargill, más Bunge, ADM, Dreyfus, ACA, Toepfer, Oleaginosas Moreno, Nidera, Aceitera General Deheza y Noble), mientras otras 33 se disputan la tonelada restante. 


 


Además, molinos y exportadores pactaron acuerdos de los que la Mesa de Enlace se negó a participar y que consistieron en deprimir los precios que reciben los productores más débiles. 


 


Otro actor que cincha del mismo lado de la soga es el sector de acopiadores, que embolsa la diferencia entre el precio reducido al que liquidan las operaciones con los pequeños productores y el pleno que le pagan molinos y exportadoras. Esta cartelización de los actores principales, que se reparten los cupos, es un dato histórico, que la Sociedad Rural recién denuncia ahora, porque hay un Estado presente


 


En otros países los gobiernos difunden cuál es el costo de producción, al que le suman un porcentaje de rentabilidad. En la Argentina, en cambio, se publica el valor en el mercado internacional, que es un arma en defensa del productor. (...)


 


Veinte años después


 


Desde la década de 1930 y bajo gobiernos militares, peronistas y radicales, existió un organismo regulador que fue disuelto en 1991 por el presidente Carlos Menem, su ministro de Economía Domingo Cavallo y su secretario de Agricultura Felipe Carlos Solá. Ese organismo, cuyo último nombre fue Junta Nacional de Granos, compraba en el mercado un tercio de la producción y lo comercializaba, con lo cual regulaba su precio


 


En aquel momento se destruyó también la flota mercante, con lo cual el Estado perdió instrumentos decisivos para lograr que la renta agrícola quedara en el país. La recreación de un ente similar ya fue contemplada durante la crisis de 2008 y reaparecerá cada vez que se plantee un reto similar. Los principales compradores asiáticos de granos argentinos, como China, prefieren centralizar el comercio entre los estados, sin intervención de las multinacionales. 


 


La nostalgia de la Junta Nacional de Granos fue uno de los rasgos identitarios de chacareros y cooperativistas


 


Pero una vez más han privilegiado la unidad de la Mesa de Enlace, al mismo tiempo que el principal mentor político de Buzzi, Víctor De Gennaro profundizaba un giro sorprendente, debutando como columnista en el diario La Nación


 


No obstante, han recomendado que sus afiliados aprovechen las inusuales líneas crediticias ofrecidas por el gobierno. Tal vez haya que esperar el surgimiento de una dirigencia gremial sin mañas políticas ni agenda oculta para que al avance del Estado en esa dirección la respuesta deje de ser la puñalada por la espalda


 


Mañana, cuando comience el lockout patronal, arrancará también el raid con que el ministro de Agricultura Julián Domínguez se propone cubrir toda la región triguera, en contacto con los ministros provinciales y los intendentes de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, para hablar con los productores en el comprensible idioma del bolsillo."


 


 


Julián Domínguez, ministro de Agricultura, entrevistado por Mariano Beristain en Tiempo Argentino:


 


"(...) –La Mesa de Enlace denuncia una supuesta connivencia entre el Estado, los exportadores y los molinos. ¿Qué opina?


 


–Al sistema de comercialización de granos en la Argentina lo que le falta es la pata del Estado como operador en el mercado. Volver a un modelo de Agencia Federal de Granos, o de Junta Nacional de Granos, un espacio integrado por la Bolsas de Comercio, el Estado, las cooperativas, que puedan garantizarle al productor la operación en el mercado.


 


–¿Se estudia esa posibilidad?


 


–No es una decisión que pueda tomar libremente, forma parte de un debate que debe generarse en la órbita del Parlamento.  


 


–¿Piensan enviar algún proyecto al Parlamento?


 


–Lo hemos expresado hasta el cansancio. Si ve el anticipo de 3 millones de toneladas de trigo, el financiamiento de crédito a productores a tasa 0, el financiamiento a la molinería para que salga a comprar 1 millón de toneladas, en realidad este sistema está operando como un espacio de regulación del Estado, que garantiza la compra del 30% de la producción. No es un tema que se pueda barajar de la noche a la mañana, y sabe que hemos perdido la mayoría en el Parlamento, donde ya hay innumerables proyectos para debatirlo. En un año electoral es una buena oportunidad para discutir nuevos institutos de comercialización de granos. También los países que comercializan con la Argentina dicen que sería bueno que los negocios los podamos hacer de Estado a Estado, para que la renta de la intermediación quede justamente en sus manos. Eso plantean la India, los Países Árabes, etc. La dinámica, el nuevo perfil de la comercialización internacional de granos, está requiriendo una participación más activa y puntualizada del Estado. En la Argentina, lo que hizo el liberalismo es demoler todas las estructuras de comercialización de granos y cereales. 


 


–La Mesa de Enlace exige la apertura irrestricta de las exportaciones de trigo y maíz. ¿Cómo se hace para explicar a la gente que no puede ser irrestricta?


 


–Eso es lo más fácil. Un Estado soberano tiene la potestad de fijar cuál es el cupo de la seguridad alimenticia para el abastecimiento interno. Eso es lo que hace el Estado argentino. Para trigo necesitamos 6 millones y medio, y tiene que ver con las políticas de Estado que tomamos, y que hace cualquier estado moderno. No soy libre mercadista: el Estado debe ocuparse de aquellas cosas que el mercado no puede resolver cuando hay asimetrías. Es la matriz de nuestra concepción, matriz del peronismo. Si no pensáramos así, no estaríamos siendo coherentes con el peronismo. 


 


–¿Lo sorprendió el lockout?


 


–Lo peor es que la toman a partir de una información equivocada, diciendo que no liberamos los 3 millones de toneladas de trigo. Mintiendo. Me dio pena. Creí que este escenario en la Argentina quedaba sepultado. 


 


–¿En la Mesa de Enlace está primando la voz más dura?


 


–Sí, la Sociedad Rural. 


 


–¿Cree que se opone por cuestiones ideológicas?


 


–Estoy convencido. Hay razones ideológicas que superan al pragmatismo. En la Argentina hay un grupo minoritario que, por apego a dogmas ideológicos, atentan contra sus propios intereses. Nunca hubo un capitalismo en la Argentina con este nivel de crecimiento del PBI, de exportaciones, de crecimiento de saldo exportable, de hectárea sembrada, de inversión, de multiplicación de negocios.


 


–¿Por qué se pliegan las otras entidades? ¿Las arrastra La Rural?


 


–Cualquier conceptualización  mía sobre este tema contribuiría a aumentar el nivel de polémica. 


 


–¿En qué punto están las negociaciones?


 


–No hay negociaciones. Hicimos lo que teníamos que hacer.


 


–¿Y el diálogo?


 


–Está vigente. Hablé con todas las Bolsas de Cereales, los dirigentes, y les dije, “le están errando al vizcachazo en esta oportunidad.” Hicimos todo este trabajo. 


 


–Si existe un problema ideológico, por más beneficios que dé el gobierno…


 


–El diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo. Falta razón en este tema. Todos nos merecemos una Argentina más tranquila, más razonable, donde trabajemos para resolver problemas reales. Tenemos el empeño de garantizar que el productor pueda trabajar. Y privilegiar al productor, que es la gallina de los huevos de oro. Además, el que tenga necesidad de vender, va a salir a vender. 


 


–¿El lockout es entonces un medida estrictamente política?


 


No estoy autorizado para hablar de política. Pero si tiene cabeza de chancho, pata de chancho y cola de chancho, es chancho. Es una medida inocua. Si esta medida tiene éxito, la aplaudimos porque significa que era una pavada y que tenemos tiempo para trabajar en la solución. Este problema termina el 20 de febrero. Que no me macaneen. No estoy para evaluar sus decisiones. Seguiré trabajando para resolver los problemas.Todo lo que se pidió, se hizo."


 

14/01/11
Siete grandes que manejan las cosechas

En la última década, alentado por las políticas kirchneristas, en la agroindustria se vivió un inédito proceso de concentración oligopólica que contradice el discurso oficial. Hoy sólo siete empresas exportan el 90 por ciento de la producción. Cómo se llegó al actual estado de situación y cuales son las compañías más beneficiadas. 


Hace siete años había 40 exportadoras, y hoy sólo 7 exportan el 90 por ciento de la producción agrícola”. Esta declaración pertenece al presidente de CRA Mario Llambías, quien se despachó así durante la última conferencia de prensa de la Mesa de Enlace, cuando se anunció el nuevo paro del campo.

Llambías sintetizó así el altísimo grado de concentración comercial de las multinacionales exportadoras, que fue aumentando notablemente durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner (período 2003/2011).

Los datos brindados por Llambías provocaron una polémica en el sector ya que no es posible corroborarlo con información oficial porque en 2008 el Gobierno nacional dejó de publicar las estadísticas sobre compras, ventas y embarques de granos.

Especialistas en el tema indicaron que esta medida fue tomada justamente para que resulte más complejo advertir con datos concretos cómo se iba incrementando el nivel de concentración, alentado desde la práctica, pero repudiado desde el discurso, por el secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno.

Pero más allá del número exacto de firmas que concentran la comercialización de las cosechas argentinas, la pregunta es ¿Qué fue lo que produjo este inédito proceso de concentración? Especialistas del sector señalaron como responsable a la política de “premios y castigos” del Gobierno hacia las exportadoras.

Los ROE verdes

El sistema diseñado por el kirchnerismo para regular la exportación desde la teoría es muy sencillo. Se inicia con la puesta en marcha de los famosos permisos de exportación (ROE Verde) que en la práctica se otorgan en función del grado de acercamiento y/o acatamiento a las políticas oficiales de quien lo solicita.

Las empresas que tienen afinidad con el gobierno son privilegiadas a la hora de registrar operaciones de ventas al exterior, mientras que las exportadoras que no aceptan someterse, son relegadas a un segundo plano experimentando serias dificultades comerciales y hasta jurídicas para concretar sus operaciones.

Además de la discrecionalidad en el otorgamiento de cupos, otra de las quejas existentes entre los exportadores perjudicados es la falta de transparencia en lo que hace a la concesión de estos permisos (algunos hablan de pago de “comisiones” a funcionarios).

Las siete grandes

Según pudo averiguar LPO, las siete empresas que exportan el 90 por ciento de la producción agrícola son: Cargill, Aceitera General Deheza, Bunge, Molinos Río de la Plata, Vicentin, Louis Dreyfus Commodities y Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA).

Estas empresas están nucleadas en el Centro de Exportadores de Cereales (CIARA-CEC), que lideran Alberto Rodríguez y Raúl Padilla de Bunge, que tienen la aspera tarea de lidiar con Guillermo Moreno.

Al parecer, el funcionario suele llamarlos por teléfono bastante seguido para monitorear el rumbo de las exportaciones y hasta para hacerle pedidos un tanto insólitos, como por ejemplo, solicitarles donaciones de granos (maíz, trigo, etc) a determinados productores.

También Moreno suele intimar a Rodríguez y Padilla para que asistan a cualquier acto oficial en el que se vaya a realizar algún anuncio destinado al campo.

Como sea, sobre un total de 30 exportadoras que integran CIARA-CEC, son sólo un puñado de empresas las que se llevan la parte del león del negocio exportador. Además de las siete grandes mencionadas, el Centro está integrado por jugadores de peso como la denunciada Nidera, Noble, Oleaginosa Moreno, Los Grobo, Glencore, Adeco y ADM.

Estos traders pagan retenciones millonarias al Estado que son descontadas del precio que le pagan al productor agropecuario. Pero a la vez, estas empresas reciben una especie de contraprestación a través de grandes sumas en concepto de compensaciones.

Concentración

El ex presidente de la Junta Nacional de Granos (1983/1985), Alberto Ferrari Etcheverry, denunció que “nunca antes se había visto semejante sistema de concentración oligopólica como el que impera en la actualidad”.

Desde hace años en la Argentina el Gobierno nacional es cómplice de las exportadoras de granos. Hay un claro sistema de corrupción entre el Estado y las empresas”, disparó Ferrari Etchverry, quien además es especialista en mercados granarios.

Los exportadores se quedaron ya con 2.000 millones de dólares de las retenciones y aprovechan todas las ventajas que se les otorga para estafar al fisco con la complicidad de este Gobierno”, apuntó el especialista.

Mientras que para el analista y director de la consultora Agritrend, Gustavo López, la solución a la concentración de las empresas exportadoras de cereales se debería buscar a partir de la eliminación de los cupos de exportación.

En la medida que haya un funcionario que decida quién exporta y quién no, la situación del mercado no va a cambiar”, aseguró López, y agregó que “el concepto de fondo para la solución real del problema es la desaparición de los cupos”.

Según explicó el analista, la política de intervención aplicada por el kirchnerismo para favorecer el abastecimiento del mercado interno fracasó rotundamente, consiguiendo como únicos efectos aumentar el nivel de concentración y perjudicar la competencia.

Hasta el año 2006 el mercado de granos funcionaba de manera libre sin que haya desabastecimiento ni disparada precios. No se entiende por qué el Gobierno decidió entrometerse de esta manera”, concluyó López. 

13/01/11
Trigo, un laberinto cada vez más complejo

La intervención oficial en el mercado y la restricción de exportaciones de trigo están provocando graves distorsiones en la comercialización de la campaña 2010/11, que afectan económicamente a los productores,  sin ningún beneficio para los consumidores.


 


La comercialización del trigo Disponible recientemente cosechado no resulta fluida. “La exportación no compra partidas o, si lo hace ocasionalmente, paga 30-40 dólares por tonelada por debajo del precio teórico de paridad, que sería de 230 dólares por tonelada, a partir de un valor FOB del orden de 310 dólares por tonelada”, distingue Juan Balbín,  vicepresidente de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA).


 


A su vez, los otros compradores, los molinos harineros, establecen altas exigencias de calidad para concretar compras. Esto significa que el trigo debe tener un mínimo de 26-27% de gluten y otros requerimientos  para que la masa no se corte. Muchas partidas cosechadas en el actual ciclo no reúnen esas características, por lo cual no se pueden vender ni a los molinos ni a la exportación.


 


Otro problema que dificulta la ubicación de lotes por parte de los productores es la alta oferta estacional, que determina que las industrias compren sólo en su zona de influencia. Además, muchos molinos están retirados de la compra por el atraso en recibir subsidios por parte de la Oncca.


 


Ventas diferidas selectivas


La exportación está comprando pequeños volúmenes de trígo de  muy alta calidad – con peso hectolitrito superior a 78 y más de 11% de proteína-  para embarques futuros. En esos casos puntuales pagaría cerca del valor teórico de paridad, pero operando selectivamente con diferentes corredores y sólo algunos días de la semana. Sucede que los exportadores no pueden comprar más que los volúmenes que tienen autorizados por los ROE. Entonces, sólo adquieren la cuota del mercado que les toca embarcar y eso evita la competencia.


Los exportadores no compran mercadería que no reúna esos parámetros de calidad porque no pueden hacer mezclas de partidas de distintos orígenes como en los ciclos  anteriores.  Lamentablemente, en esta campaña son muy pocos los productores que disponen de un producto con esas características.


 


Los molinos compran trigo a futuro con precio de FAS teórico menos 50 ó 100 pesos de descuento por tonelada, con pago a los 30-60 días de la recepción de la mercadería”, critica Balbín. 


 


Otra posibilidad con los molinos son las ventas “a fijar”, en las que también hay descuentos sobre el valor teórico, con pago a partir de los 30 días de cada fijación, que tiene, además, límites semanales.


 


Productores perjudicados


Orlando Williams, miembro del CREA Alberdi, del norte bonaerense, afirma: “Dos compradores están pagando 795 pesos por tonelada en Chacabuco por partidas con alto porcentaje de gluten, pero han comprado muy pocos camiones. Exigen una calidad a la que es difícil llegar, por lo que se conversan contratos que luego no son concretados”.


 


Los productores están esperando que los compradores paguen lo más parecido al valor teórico, pero hasta que no se libere completamente la exportación y haya competencia entre exportadores y molinos,  éstos seguirán pagando el precio que quieran”.


 


En línea con lo expuesto, Alejandro Carafí, miembro del CREA Seguí - La Oriental, en la misma región, afirma que en su zona “quien entrega mercadería al acopio, sólo puede venderla a través del Mercado a Termino a un valor del orden de 174 dólares por tonelada, muy alejado del valor de paridad”.


Sé que hay molinos que están comprando trigo en la zona, pero exigen 26% de gluten,  que es un rango de calidad que casi nadie puede cumplir”, apunta.


 


Benjamin Banks, asesor del CREA San Cayetano-Tres Arroyos, del sur bonaerense, expresa: “En la zona de influencia de mi CREA hay molinos que compran trigo de buena calidad a 870 pesos, pero el resto cotiza entre los 600 y 620 pesos. La cuestión es que entre los 620 y los 870 alguien se queda con esa diferencia”.


 


Fernando Pacín, Asesor del CREA General Lamadrid, en el sudoeste bonaerense,  observa: “Lo que se está vendiendo actualmente es lo que estaba comprometido previamente; no se han hecho nuevas ventas a acopios porque no hay compradores”.


 


Juan Cameron, del CREA Necochea-Quequén, afirma: “En mi zona es muy poco lo que se compra. Además hay mucha exigencia de calidad en lo que respecta a proteína y este año tuvimos un bajo porcentaje. La situación es compleja y los pequeños productores están desesperados al no poder vender la mercadería”.


 


Una situación inédita


Como se puede observar en distintas zonas y con distintos actores, se da la paradoja de que una muy buena cosecha, que podría generar riqueza y trabajo para toda la cadena agroindustrial, se queda en el campo forzosamente, porque no hay precios ni compradores dispuestos a procesarla y agregarle valor”, lamenta Balbín.


 


En 2011, los productores no piden la baja de retenciones ni ningún tratamiento especial,  sino simplemente que le paguen lo que corresponde como retribución a su trabajo”, distingue.


 


La eliminación de las trabas la comercio de trigo no va a incrementar el precio del pan al consumidor ni va  a disminuir la recaudación impositiva, pero permitiría que miles de  agricultores cobren lo que tienen que cobrar en vez de bonificar con 50 dólares por tonelada a un pequeño grupo de empresas compradoras”, resalta.  


 


El laberinto provocado por las graves distorsiones comerciales ha sido generado por medidas del Gobierno y debe ser resuelto por él, corrigiendo políticas equivocadas y dejando operar libremente a las fuerzas del mercado, sin prolongar los problemas con paliativos inútiles”, concluye Balbín.  


 

12/01/11
La Mesa de Enlace anunció Paro y Movilización

Ante los anuncios oficiales en el día de la fecha sobre la presunta liberación de exportaciones de trigo, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias (CEEA) analizando detenidamente los mismos y luego de una prolongada y paciente etapa de gestión procurando soluciones que permitan resolver la comercialización de trigo, considera importante comunicar a los productores agropecuarios del país y a la opinión pública en general:


 


-Que lo anunciado no resuelve el objetivo solicitado del normal funcionamiento de los mercados trigueros.


-Que por medio de un pomposo anuncio de apertura del total del saldo exportable del trigo, se esconde la mezquindad de mantener la aplicación de cupos absolutamente funcionales a los grupos concentrados de la molinería y la exportación que hasta el momento han demostrado no tener ninguna disposición apagar al productor el mejor precio posible (FAS teórico) provocando una transferencia de recursos casi obscena y de carácter millonario, desde el bolsillo de los productores a ganancias garantizadas de estos grupos.


-Que estas acciones de intervención distorsiva se vienen repitiendo desde hace varias campañas en los últimos años.


-Que los anuncios de créditos y supuesta apertura de exportaciones son tardíos e insuficientes para muchos productores a la vez de constituir un sistema discrecional y distorsivo, y por lo tanto perjudicial para productores y consumidores


-Que los recursos que se concentran en pocas manos no va ni al fisco ni al conjunto de los pueblos del interior por lo que se afecta en definitiva intereses particulares minoritarios.


-Que se necesitan políticas de mediano y largo plazo para promover una mayor producción con más productores y no este presente que desalienta y concentra la producción poniendo en riesgo el objetivo que se dice perseguir de garantizar la seguridad alimentaria y la mesa de los argentinos


 


Por todo lo expuesto, la CEEA reclama:


1-Apertura total de las exportaciones de trigo y maíz y eliminación de los cupos y restricciones a la exportación a efectos de lograr la normalización de los mercados


2-Efectiva puesta en funcionamiento de la Comisión Bicameral de seguimiento de la transferencia de productores hacia las multinacionales, que hace más de dos años espera su conformación.


3-Pago del precio lleno al trigo (FAS teórico) anunciado por le Gobierno Nacional en estos últimos días. El Gobierno debe asumir la responsabilidad de indemnizar a los productores que ya tuvieron que vender su trigo a precios injustos.


4-Pago inmediato de las compensaciones de trigo de la campaña 2008-09 hasta 800 toneladas, anunciado por le Gobierno Nacional en tiempo y forma. Hay mas de 8.000 productores que lo tramitaron y no han cobrado


5-Cumplimiento de los planes Maíz Plus y Trigo Plus


6-Reintegro inmediato de las retenciones de IVA (8%)


7-Creación de sistema que ordene y fije pautas soberanas para el comercio exterior de granos, impidiendo la cartelización y las intervenciones distorsivas


8-Que sea el ministerio de Agricultura el que defina las políticas agropecuarias nacionales sin ceder facultades que le son propias a otros estamentos de Gobierno


9-Que el Gobierno Nacional instrumente políticas diferenciadas de fortaleza al pequeño y mediano productor, también a través de la segmentación de las retenciones mientras estas se mantengan en vigencia.


Y anuncia un cese de comercialización de cereales y oleaginosas con movilización desde las 0 horas del lunes 17 de enero hasta las 24 horas del domingo 24 de enero.


No forman parte de estas medidas los productos perecederos ni los productos agropecuarios industrializados con destino a consumo.

12/01/11
Agricultura anunció liberación total del trigo

Así lo indicó la cartera que conduce Julián Domínguez antes del encuentro con los representantes de la Comisión de Enlace. El cupo de exportación de la presente campaña sería de 7 M/toneladas con una cosecha estimada en 13 M/toneladas.


 


El Ministerio de Agricultura anunció hoy la liberación total del saldo exportable de trigo 2010/11, según indicó un comunicado de prensa emitido por la cartera que conduce Julián Domínguez antes del encuentro con los representantes de la Comisión de Enlace Agropecuaria.

El documento enviado por el Ministerio señala que en la presente campaña la exportación compró 3 M/toneladas entre junio y diciembre; 1 M/toneladas en diciembre; y finalmente adquirirá un total de 3 M/toneladas adicionales durante enero.

Es decir, el saldo exportable estimado por el gobierno nacional es de 7 M/toneladas sobre una cosecha prevista superior a 13 M/toneladas, según registros oficiales. En tanto, según el comunicado, a la fecha la industria molinera adelantó compras por 1,50 M/toneladas.


 

12/01/11
Se cayó la fábrica de tractores en Junín

Según informó el Diario La Verdad de la ciudad bonaerense de Junín, la empresa que iba a fabricar tractores en esta ciudad ha desistido de esa idea.


¿Las causas? Según el propietario de la empresa Martraj S.A., que pensaba instalar en nuestra ciudad buena parte de la artillería asentada en Córdoba capital, los testeos que se realizaron en los comercios agrícolas de esta región para verificar la aceptación del producto no fueron demasiado alentadores.
Pero también se expresó contrariado al afirmar que pese a todo tenía en mente continuar apostando al predio juninense como vidriera regional, sin embargo los tiempos políticos, léase el espaldarazo financiero que precisaba de la Municipalidad para montar toda la estructura de la compañía, le jugaron una mala pasada.
Alberto Eblagón aseguró que ahora ya es tarde porque a esas dos complicaciones se le sumaron inconvenientes económicos sufridos por la firma que tiene a su cargo. “En este momento estamos tratando de reponernos de algunos problemas de comercialización que nos hicieron estar parados mucho tiempo”, comenzó explicando el empresario desde “La Docta”.
Acerca de las dilaciones vinculadas con el gobierno local indicó que “tuvimos que hacer un montón de trámites, y se sabe que los plazos de la política no son los mismos que los de los industriales. Nosotros íbamos a tener un crédito que nos iba a dar la Municipalidad y tardó muchísimo, es decir que en el momento en que estábamos cumpliendo con los miles de requisitos burocráticos estaba bárbaro para construir, porque los materiales estaban baratos, pero salió cuando ya era demasiado tarde. Hoy, hacer esa edificación cuesta dos veces más”.
Teléfono mediante, Eblagón remarcó que “existió un momento propicio, hace dos años, cuando arrancamos con la idea, pero entre el conflicto del campo con el Gobierno y las trabas que se nos presentaron lo fueron cercenando”.
Por otro lado se lamentó porque “la zona no nos ayudó a crecer, entonces empezamos a cuestionarnos si se justificaba hacer semejante inversión en galpones y equipamiento. Concluimos en que lo mejor era hacer un stand by para ver si más adelante nos relanzamos, pero en principio estamos trabajando en nuestra casa central de Córdoba”.
Esperábamos encontrar un mercado interesante, que nos ayudara. Hemos hecho demostraciones en distintos lugares de la zona y lamentablemente no vendimos un tractor. Nuestro producto tiene buen precio, es competitivo, robusto, pero algo raro paso”, comentó, aún sorprendido.


 

 
  << VOLVER   PAGINAS DISPONIBLES:   1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 118 119 120 121 122 123 124 125 126 127 128 129 130 131 132 133 134 135 136 137 138
       
NOTICAMPO (C) Y (R) 2004 - WWW.NOTICAMPO.COM - INFO@NOTICAMPO.COM - TEL: 02362 15505371 - JUNIN (B)
Desarrollo web en Junín por www.brandal.com.ar