¿Cómo está el negocio del trigo?

En el marco del evento denominado “A Todo Trigo 2022”, que se desarrolló en Mar del Plata los días 12 y 13 de este mes, hubo una disertación que reveló cuánto cuesta sembrar una hectárea de trigo en el noroeste bonaerense.

POR JOSÉ LUIS AMADO -PERIODISTA AGROPECUARIO- PARA DIARIO LA VERDAD

La exposición estuvo a cargo del Ing. Agr. Teo Zorraquín de la consultora Zorraquín+Meneses. El profesional mostró los números que la consultora estima para la nueva campaña agrícola en campo alquilado. Para la estimación de márgenes de los distintos planteos tomó los siguientes precios: Maíz US$ 230, Soja US$ 380, Trigo US$ 330 y Girasol US$ 500. «La buena noticia es que hay negocio en todas las zonas», ratificó. Aunque aclaró que si bajan 8% los precios y los rindes promedios, la renta pasaría a ser cero. Si, por el contrario, suben, la renta puede llegar al 30%. También aclaró que cada empresa debe hacer sus números.

Según Zorraquín, cuando hace un año se gastaban US$ 700/800 para sembrar y se ganaban (25% de renta) US$ 1000, ahora hacen falta US$ 1100 para sembrar. Aunque no todo es pagar en efectivo: «Hay crédito comercial que en algunos casos está atractivo, aunque es a corto plazo», destacó.

Si bien el técnico detalló distintas zonas, a los productores de esta región les va a importar qué dijo del oeste de Buenos Aires. En este sentido expresó que la renta para el planteo agrícola campaña 2022/23 sería del 14% con un costo de 153 dólares por hectárea.

Con los números actuales Teo Zorraquin estimó los rindes de indiferencia y los precios que harían falta para cubrir los costos. En cuanto al rinde de indiferencia al 13 de mayo para esta zona y con distintos cultivos dijo que para Trigo es de 34 quintales por hectárea, para Maíz de 73 qq/ha, para Soja de 1ra 30 qq/ha y para Soja de 2da son necesarios 21 qq/ha.

“Hay precios históricamente altos. Cada uno deberá hacer las cuentas”, resume sobre los valores de indiferencia que permitirían cubrir costos. “El entorno está complicado, pero jugamos. Van a pasar misiles políticos, pero vamos a tratar de jugar”.

Y sobre el negocio agrícola explicó: “Es increíble como todavía la mayoría de los años se puede tener buenos negocios. Si decido seguir, no debo gastar energía en ponerlo en duda. Hay que poner la energía en cómo seguir”, ratificó el asesor al repasar las decisiones empresarias en un entorno complejo.

Así, para decidir si es conveniente o no embarcarse en una nueva campaña, Zorraquin apuntó a la importancia de analizar la competitividad, la rentabilidad, los rendimientos y precios de indiferencia, las rotaciones y los ambientes. “Y si decido seguir, no hay que gastar energía en ponerlo en duda”, enfatizó.

El clima

Al margen de los números, es importante destacar que hoy existe incertidumbre climática, una situación que con el paso de los días se va acentuando. Tal es así que hay zonas en que los productores ya abandonaron la idea de sembrar trigo.

En este sentido, las lluvias del pasado 25 fueron muy acotadas. Por ejemplo en Pergamino cayeron 30 milímetros pero en Junín solo cayeron entre 8 y 12 milímetros. De tal forma que los números acumulados de mayo son lapidarios: el mes se despide con apenas un 10% del total de lo que suele llover estadísticamente como media de la región. La media del quinto mes del año suele dejar entre 30 y 80 mm. Aunque hay que decir que se esperan lluvias entre el 4 y el 6 de junio próximo.

Esta situación está influyendo en las decisiones de siembra y por esto la Bolsa de Comercio de Rosario está estimando una caída promedio del 13% del total. Finalmente decir que de acuerdo al último informe de la Guía Estratégica para el Agro, “solo el 20% de la región núcleo tiene reservas adecuadas en el primer metro de suelo” y el Partido de Junín posee al día de hoy un perfil “regular”.

Agricultura, Destacadas

Te puede interesar:

Menú