«Otras burdas mentiras sobre el campo»

Así se titula la carta pública que escribió el productor e Ing. Agr. Silvio Montenegro del sur de Santa Fe. Con ese escrito le respondió a una nota periodística que días pasados publicó Página 12 y que lleva la firma del economista Alfredo Zaiat. La mencionada nota del economista Zaiat fue alabada por Cristina Fernández de Kirchner.

La nota, que está presentada como una investigación exclusiva, lleva por título: “Las fabulosas ganancias con maíz, soja y girasol en la Provincia de Buenos Aires”. En la misma, Zaiat explica que “El margen bruto (de estos tres cultivos), es el más elevado de los últimos veinte años. Se explica por precios internacionales en alza, devaluación de la moneda, costos internos en dólares atrasados y retenciones bajas”. La nota concluye con el siguiente párrafo: “La otra cuestión desplazada de esos análisis rústicos es que existe un componente ideológico-político básico a evaluar. A esos actores económicos (se refiere a los productores agropecuarios), les resulta insoportable para sus almas bellas que los mejores años del negocio en el campo coincidan con gobiernos que ellos detestan (en referencia al kirchnerismo).

Al día siguiente de la publicación, la propia expresidenta y actual vicepresidenta de la nación, Cristina Fernández de Kirchner, retuitió la nota con una opinión, “TAPAR EL SOL CON LAS MANOS (o con desinformación + prejuicios ideológicos)”.

En este marco, y porque el autor Alfredo Zaiat publicó una serie de datos erróneos, es que un productor del sur santafesino publicó una serie de cuadros explicativos y una carta pública explicando las inconsistencias de la nota firmada por Zaiat.

Textual la carta del Ing. Agr. Silvio Montenegro titulada OTRAS BURDAS MENTIRAS SOBRE EL CAMPO dice:

Pocos días atrás se incrementó el bombardeo de mentiras sobre el campo. Parece que la manifestación del 9J, la proximidad de las elecciones y la posibilidad de que una derrota del oficialismo afecte algunos intereses personales parecen ser las razones de las mismas. Tanto las declaraciones de Marcelo Aló, Secretario de Alimentos y Desarrollo Regional, como las publicadas por Página 12 se convirtieron en los bombarderos que surcaron los cielos de todos los campos Argentinos con el objetivo de seguir mal informando, intencionalmente, para acrecentar, como desde el 2005, el odio hacia los productores agropecuarios.

Entre otras cosas se refirieron a un tipo de cambio alto y que esa es la razón de la rentabilidad de las economías regionales y súper rentabilidad de las producciones extensivas pampeanas que hacen necesario aplicar mayores derechos de exportación (DEX) a los sectores más eficientes, para eliminar las asimetrías sociales. También, a que el principal problema de las economías regionales es la falta de capacidad de incorporar tecnologías en el proceso productivo, cosecha, conservación del producto y su logística. Tendrían que saber que los productos agropecuarios no cotizan en el tipo de cambio alto (180$/u$s) sino por el bajo (100$/u$s) y que eso desemboca en la razón de la no adopción de tecnologías, la falta de rentabilidad.

Un Secretario de Desarrollo Regional no puede desconocer el abandono de las fincas vitivinícolas de Mendoza, la penuria para poder mantenerse en la actividad de los Tabacaleros de Goya, que hace más de un año no pueden cobrar el Fondo Nacional del Tabaco que les corresponde por ley, y así los productores de frutas del Alto Valle de Río Negro, los productores de durazno del Valle de Uco, los productores de banana de Formosa, etc, etc, etc. Tampoco existe la súper rentabilidad, lo que existe es una voracidad fiscal sin límites que empieza a rodear la manzana, como un gusano, para aumentar los DEX.

Los DEX, el desdoblamiento cambiario y la no actualización de las bases no imponibles de los impuestos y sus escalas es la apropiación del trabajo de los emprendedores, que con la excusa de mantener ayudas sociales, salud, educación y seguridad, va a la política generando más pobres y más pauperización de las instalaciones y los sueldos de los médicos, enfermeros, docentes y policías, pero legisladores y funcionarios más ricos.

Los DEX y el desdoblamiento cambiario constituyen una discriminación fiscal contra los productores agropecuarios y exigimos que se eliminen y que se termine con la mentira de los precios de los alimentos, ya que estos influyen menos en su precio que los impuestos. Como ejemplo, con los precios de los productos agropecuarios sin variación la relación entre el precio que pagan los consumidores con respecto al que recibimos los productores aumentó el 11% durante el mes de mayo de este año. No existe razón que justifique esta discriminación ya que los DEX se reinstalaron en 2002 como temporarias y solidarias y después de 19 años se han convertido en permanentes y obligatorias y han fundido al sector arrebatándole 180 mil millones de dólares hasta 2016, más lo de los últimos 6 años y que dejó en la calle a 85 mil productores entre 2002 y 2018.

Frases como “fabulosas ganancias”, “costos internos en dólares atrasados”, “márgenes brutos más elevados en lo que va del siglo”, “ganancia récord en la pandemia, la crisis económica, social, laboral y sanitaria más brutal de, por lo menos, los últimos cien años”, «política oficial proagro” y referencias a “actores que les resulta insoportable para sus almas bellas que los mejores años del negocio en el campo coincidan con gobiernos que detestan”, sin un solo número, son solo palabras de un relato que se destruyen con el cuadro que acompaño en el adjunto. Pero antes una referencia a una mentira que encierra el deseo, poco generoso por cierto, de que se aumenten los DEX para que otros los paguen, y es que en el 2008, los de maíz, eran del 25% y ahora solo del 12%, cosa que es cierta, pero olvida que en el 2008 no había desdoblamiento cambiario por lo cual, ahora, el efecto combinado de ambas variables totaliza el 46,8%.

Otra cosa más, el Margen Bruto (MB) no define la ganancia o pérdida de un cultivo o de una unidad productiva, lo es el Margen Neto (MN) después de impuestos, que indica lo que ese cultivo o esa unidad productiva aportó o quitó de la economía familiar (sueldo).

En el cuadro 1) se determina el MN, antes del impuesto a las ganancias y a los bienes personales, y su resultado es una pérdida 3,96 u$s MEP/tn de soja que equivale a -656,50$/tn, dicho de otra manera, del 100% del valor de la soja al productor le queda una pérdida de 0,73%, a pesar de que el MB sea de 106,04 u$s MEP/tn.

También puede observarse que el precio pagado al productor es solo de 196,03 u$s MEP/tn, es decir el 36.35% de su precio exportación, ya que además de descontarle los gastos de carga del buque hay que descontarle 3,69 u$s/tn (0,68%), en concepto del fideicomiso creado entre el gobierno y los industriales para subsidiar el precio del aceite en el mercado interno, aportado por los productores.

En el cuadro 2) se puede ver que de los 539,26 u$s/tn que vale la soja el Estado se queda con 322,76 u$s/tn (59,85%) en concepto de retenciones y desdoblamiento cambiario.

En el cuadro 3) puede verse que a un mismo precio internacional el aumento de la brecha cambiaria de los últimos 3 meses, 31,04%, produjo una disminución del MN/tn de 11,31 u$s/tn (-152,9%).

Según el cuadro 4) en 2019 con un precio FOB muy inferior (356 u$s/tn) la participación del productor sobre el precio fue de 249,90 u$s/tn (70.20%) y el Estado 87.91 u$s/tn (24.70%), en 2021 con un FOB de 539.26 u$s/tn fueron de 196.03 (36.35%) y 322,76 (59.85%).

CONCLUSIÓN:
A pesar del aumento de los precios internacionales (51.48%) el precio al productor se redujo en 53,86 u$s/tn (-21.55%) y el Estado cobra 234,84 u$s/tn más (267.13%)
¿QUIÉN SE BENEFICIÓ CON EL AUMENTO DE LOS PRECIOS INTERNACIONALES?
¿CUÁNTOS PRODUCTORES MÁS TIENEN QUE DESAPARECER PARA QUE SE ACABEN LAS MENTIRAS?
¿PUEDE UNA VICEPRESIDENTE, ANTES 8 AÑOS PRESIDENTE, DESCONOCER LA VERDAD O HACERSE ECO DE LAS MENTIRAS, PRIVILEGIANDO INTERESES PERSONALES ANTES QUE LOS DEL PAÍS Y SUS CIUDADANOS?

HOY ARGENTINA TIENE LA MISMA CANTIDAD DE EMPRESAS QUE EN 2007, LA MISMA PRODUCCIÓN DE LECHE QUE EN 1990, MÁS DE 10 AÑOS CON LA MISMA PRODUCCIÓN DE SOJA Y LA MISMA PRODUCCIÓN DE CARNE QUE EN 1970 CON LA MITAD DE PRODUCTORES ¿HASTA CUANDO NOS VAN A SEGUIR USANDO DE CHIVOS EXPIATORIOS LOS POLÍTICOS ARGENTINOS?

Por: Silvio Montenegro-Productor Agropecuario e Ingeniero Agrónomo.

Actualidad y Mercados

Te puede interesar:

Menú