Para los productores Autoconvocados “El daño ya está hecho”

“El daño ya está hecho”, consideraron desde la Asociación Argentina de Productores Autoconvocados (AAPA). Otros ganaderos opinaron que “este Gobierno desalienta las inversiones”. Desconfianza y escepticismo entre los productores agropecuarios, tras la flexibilización del cepo a la carne.

Transcurrieron poco más de 4 meses y una semana desde que el gobierno de Alberto Fernández formalizó en el Boletín Oficial la prohibición de exportar carne vacuna para evitar la escalada inflacionaria del precio del alimento en las góndolas.

Fueron 133 días que el sector agroindustrial criticó y alertó sobre las consecuencias que traería la medida, sobre todo los representantes de la cadena cárnica, desde los productores, la industria y hasta los sindicatos frigoríficos, cuyos empleados vieron recortes en sus salarios.

Este martes, tras conocerse que el Ejecutivo levantará las restricciones de manera escalonada antes de fin de año, distintas voces de la producción ganadera explicaron que no confían en la palabra del oficialismo.

“Tenemos un Gobierno que no es creíble”, afirmó Ariel Bianchi, representante de la Asociación Argentina de Productores Autoconvocados (AAPA) y amplió: “Hasta que no saquen el cepo seguimos igual. Además, ya han causado un daño muy grande: lograron que los feedlots se vacíen y que cayera la producción de carne. Esto lo pagó el productor y lo va a pagar aún más el consumidor ante la suba de precios que habrá a futuro”, destacó Bianchi.

Con respecto al nuevo Ministro de Agricultura, Julián Domínguez, el productor opinó que en su gestión anterior, durante la presidencia de Cristina Kirchner, “lo único que hizo fue dividir al sector”.

Por su parte, la productora María Teresa “Techi” Cavoti enfatizó que para bajar el precio de la carne hay producir “muchísimo” más. “Hay que incentivar al productor y alentar las exportaciones, pero este es un Gobierno que atenta contra la producción, contra las pymes y contra los emprendedores, porque en definitiva tienen una ideología absolutamente estatista: quieren dominar todos los terrenos y las actividades”, destacó. Y agregó: “Deberían prometer y firmar un documento donde diga que nunca más van a poner un cepo a la carne”.

Piden reglas claras para la producción ganadera
En ese sentido, Juan Pedro Colombo, director de la casa consignataria Colombo y Magliano, consideró que todo tipo de cepo a las exportaciones son medidas poco claras hacia los productores que desalientan la inversión.

“Siempre va a quedar la duda o la incógnita de que ante cualquier aumento de precios que exista nuevamente en el mostrador, pueda venir alguna medida de endurecimiento a las restricciones por parte del Gobierno. Necesitamos reglas y señales claras para estimular la producción de carne y poder abastecer el mercado interno y, al mismo tiempo, vender al exterior”, explicó el ejecutivo.

Por último, un importante productor ganadero destacó: “Esto no sirve. No es una decisión genuina de reflexión: simplemente perdieron las PASO y quieren revertir los resultados en noviembre y seducir a todo el mundo, incluidos los productores, a los que le dan migajas. La exportación debe ser libre, ya bastante que tenemos retenciones a los granos”, concluyó.

Reparos
Por otro lado, Dardo Chiesa, coordinador de la Mesa de las Carnes, integrada por más de 30 entidades y cámaras de la actividad, dijo que de todas maneras se trata de “un avance”, ya que “el Gobierno tomó nota del problema y se logró una resolución importante”. Asimismo, resaltó que se mostró “que hay una decisión política de abrir las exportaciones y se le dio respuesta a la producción”.

En tanto, Miguel Schiariti, titular de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes (Ciccra), que es integrada por 19 frigoríficos, aseveró que “no es para estar muy contentos”. Aunque destacó que “es una disminución del peso del Estado sobre la libertad de trabajo de productores e industriales”.

“Mejora un poco el clima, se hicieron muchas promesas, pero hasta que no esté la resolución firmada no sabemos bien a quién y cómo lo beneficiará. Es una buena señal, pero no conforma a la industria ni a la producción. Es un avasallamiento más chico, pero sigue siendo un avasallamiento del Estado sobre el sector”, agregó Schiariti.

Por su lado, Chiesa afirmó: “Las exportaciones a China, que ya estaban permitidas en un 50%, así se abrirían más y se les da una solución a las plantas nuevas que se habían quedado sin cupo, al igual que a algunos grupos que habían cambiado de frigorífico”.

A su vez, Schiariti, quien también integra la Mesa de las Carnes, cuestionó que las limitaciones, de un 50% sobre el volumen exportado el año pasado, sigan vigentes hacia otros destinos, al menos hasta el 31 de octubre, cuando vence la vigencia del actual cerrojo exportador. “China es el 75% en volumen, que es lo que se abre, pero en precios debe ser menos del 60%, porque los valores de lo comercializado con ese país no son los mismos que con otros, adonde se seguirán limitando los envíos, más allá de las cuotas Hilton y 481, que pueden hacerse completas”.

No obstante, Chiesa elogió que se haya anulado la restricción de acceder a créditos a aquellos ganaderos que tenían más de un 5% de soja o trigo sin liquidar. “Eso también es importante, hubo un avance”, dijo.

En ese sentido, el dirigente recordó que las cuotas a Europa (Hilton y 481), Israel y EEUU no tienen restricciones. Asimismo, indicó: “Por otro lado, con la apertura a China, dentro del cupo del 50% habría más espacio para exportar a Chile”.

Destacadas, Ganadería

Te puede interesar:

Menú