Señalan que el productor de pollos integrado trabaja a pérdida

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), advirtió que el productor integrado de pollos se encuentra atravesando una situación extrema y delicada, con un aumento de los costos y bajos precios, que derivan en un freno de las inversiones, especialmente en infraestructura.

Cabe destacar que el productor integrado es aquel que recibe los pollos BB en el momento de su nacimiento y que en instalaciones propias los cría durante aproximadamente 46 a 50 días, para obtener un pollo de un peso promedio de unos 3 kg. Por otro lado, antes del nacimiento del pollo hay un proceso de incubación de 21 días que se realiza en establecimientos de la empresa integradora que son los que intervienen en los dos extremos de la producción del pollo para su consumo.

El otro tramo productivo en donde interviene la empresa integradora, es en el proceso final o de faena, tareas que implican un día de labor, hasta poder despachar el pollo para su consumo. Todo el proceso tarda aproximadamente 72 días, de los cuales en la etapa que requiere mayores cuidados, que es la crianza, se encuentra a cargo del productor integrado, que implica el 70% de todo el tiempo empleado en el proceso de obtención del pollo de consumo.

Según el informe de CRA, el mes pasado el pollo vivo aumentó un 198% interanual, mientras que el productor de Buenos Aires recibió un incremento de un 47,96% y el de Entre Ríos un 35,71%. El precio que recibe el productor es de 21 pesos por kilo. De ese valor, unos $12,56 se destinan al gasto aproximado de gas en invierno y unos $8,29 al pago de sueldos y cargas sociales. Luego el productor tiene que pagar otros costos, como combustibles, gastos administrativos y bancarios, energía eléctrica, repuestos para mantenimiento de instalaciones, mano de obra externa para efectuar estas reparaciones, mantenimiento de calles y gastos financieros.

En materia de costos, hay un componente importante que es el alimento balanceado, conformado por un 60% de maíz y un 20% de soja. Desde Confederaciones Rurales Argentinas sostienen que el mismo actualmente solamente representa un 27,73% del valor de venta del pollo vivo, descartando que sea el que más encarece el valor final del pollo.

Por otro lado, los productores comentaron que el cobro se realiza a los 60 días de entregada la crianza. En ese sentido puntualizaron que desde el momento que se produce el mayor gasto, donde el gasto tiene una alta incidencia, hasta el momento del cobro pasaron ente 90 y 110 días. Todo ese tiempo la mayor parte de la financiación está a cargo del productor. “La relación entre las partes es de inestabilidad, ya que no existe ningún contrato formal entre las mismas, que hagan al cumplimiento de obligaciones por ambas (empresa y productor integrado)”, dijeron los dirigentes de la Confederación.

Financiamiento

En este contexto, los integrantes de la Comisión de Avicultura de CRA señalaron que el productor se encuentra constantemente descapitalizado con el pago que se le otorga por la crianza de los pollos, los cuales en algunas épocas del año no alcanza para hacer frente a los costos de producción y también provoca un freno a la inversión en todo lo relacionado a la renovación y ampliación de las instalaciones de cría.

A su vez, aseguraron que la mayoría de los elementos que se necesitan para la construcción de los nuevos galpones o realizar modificaciones internas, tienen su precio en dólares, inclusive la chapa y el hierro. “Si tomamos el dólar oficial, tienen una inflación en ese tipo de cambio, paralela a la disparidad que va teniendo con el dólar extraoficial o comúnmente llamado dólar blue”, señaló la entidad que presidente Jorge Chemes.

“Con estos datos se podrá comprender, porque, aunque haya líneas de créditos blandas ningún productor las toma, simplemente porque no las puede pagar. Las empresas avícolas lograron acceder a algo muy escaso en la economía argentina”, dijeron los integrantes de CRA. Al respecto, la semana pasada y luego de varios meses de negociaciones, el Gobierno anunció el lanzamiento de líneas de crédito con subsidio de tasas por 2.000 millones de pesos, mediante la cual se busca mejorar la eficiencia en las granjas y crecer en producción de carne aviar.

Actualidad y Mercados

Te puede interesar:

Menú