El INTA probó en Córdoba el control mecánico de malezas

El INTA probó en Córdoba un implemento agrícola para control mecánico de malezas, con mínima remoción de suelo. Se trata de un subsolador superficial de la empresa Agrotec.

La demanda de productores por herramientas no químicas para el manejo de malezas se incrementó en el último tiempo y los planteos evolucionaron hacia un manejo integrado de esta problemática.

Bajo este marco, en los últimos años la industria metalmecánica ha desarrollado implementos para el control mecánico de malezas. Uno de ellos consta de rejas pie de pato que trabajan en forma superficial produciendo el corte de las raíces de las malezas y como consecuencia, la rápida deshidratación de la parte aérea de la planta. Además y como característica ventajosa, genera un mínima remoción del suelo y mantiene gran parte de la cobertura vegetal en superficie.

Si bien este sistema está siendo utilizado por algunos productores, la información sobre eficacia de control en las distintas especies malezas, efectos en la dinámica del agua y propiedades físico-químicas del suelo es escasa o nula. Es por ello que la Estación Experimental del INTA Manfredi realizó un convenio con la empresa Agrotec (Laguna Larga – Córdoba), para generar información, evaluando el implemento Carpitec.

Cabe destacar que en Argentina se han confirmado 39 casos de malezas resistentes a herbicidas, dentro de los cuales 15 poseen resistencia a dos o más herbicidas con distinto sitio de acción (REM, 2021).

Control mecánico de malezas
«El objetivo de este trabajo fue evaluar la eficacia de este implemento agrícola en el control de malezas frecuentes en la región central de Córdoba y comparar el contenido de agua del suelo y rendimiento de un cultivo de soja en parcelas bajo siembra directa y con dos pasadas de Carpitec», destacan los autores del trabajo: Ustarroz D. y Boccardo M.

Entre las conclusiones se destaca que el control de rama negra y cerraja, en estado avanzado de desarrollo, fue total con Carpitec. «Es necesario evaluar su control con este implemento en estados menos desarrollados (rosetas)», aclaran.

Por otro lado, el control de maíz guacho y yuyo colorado con Carpitec fue parcial, siendo más efectivo cuando las labores se realizaron a 6 cm respecto de 8 cm: «Es necesario repetir la experiencia para verificar estos resultados», agregan.

Las labores con Carpitec previo a la siembra, no produjeron cambios en el rendimiento del cultivo de soja respecto de parcelas sin laboreo: «Es necesario realizar ensayos de larga duración (al menos 3 o 4 años) para evaluar si se producen cambios en parámetros físicos del suelo y en el stock de carbono orgánico del mismo», remarcan.

Agricultura, Destacadas

Te puede interesar:

Menú