El papel de la NASA en la agricultura

«El sorprendente papel de la Agencia Espacial en la agricultura. Todo el mundo necesita comer». Así tituló ayer la NASA un artículo que habla del rol de la Agencia en la alimentación humana.

La comida es una necesidad básica y está en el corazón de toda cultura humana y de nuestro sentido de hogar. También representa una de nuestras conexiones más importantes con la Tierra. Los cultivos y productos animales, ya sean recolectados del océano o de la tierra, cultivados en granjas grandes y pequeñas, en vastos campos o en nuestros patios traseros y comunidades urbanas, aprovechan la luz solar, el agua y el suelo para crecer y prosperar.

La producción de alimentos siempre ha sido un reto, y en el Siglo 21, el cambio climático causado por el hombre ya está afectando a la seguridad alimentaria mediante aumento de la temperatura, la frecuencia de los eventos extremos y el cambio de los patrones de precipitación. Esto aumenta el riesgo de interrupciones en el suministro de alimentos al cambiar las zonas de cultivo y pastoreo, reducir el acceso al agua y la producción de alimentos, todo lo cual contribuye al panorama cambiante de nuestro suministro de alimentos y agua.

Además, más de 800 millones de personas padecen hambre crónica en todo el mundo. Para 2050, se estima que la población mundial aumentará a 10 mil millones de personas. A medida que la población y la demanda de alimentos continúan creciendo, necesitamos formas innovadoras de alimentar al mundo. Ahí es donde entran los datos de la ciencia de la Tierra de la NASA.

En la era de los satélites, los datos de observación de la Tierra se han convertido cada vez más en parte del proceso de cultivo de alimentos. Con observaciones desde el espacio y la aeronave, combinadas con modelos informáticos de alta gama, los científicos de la NASA trabajan con agencias asociadas, organizaciones, agricultores, ganaderos, pescadores y tomadores de decisiones para compartir nuestra comprensión de la relación entre el sistema terrestre y los entornos que nos brindan comida.

Trabajando con las comunidades locales y los tomadores de decisiones para determinar sus necesidades y cómo pueden utilizar mejor los datos de observación de la Tierra, la NASA apoya a quienes abordan cuestiones como la gestión del agua para el riego, la identificación del tipo de cultivo y el uso de la tierra, el monitoreo de la calidad del agua costera y lacustre, la preparación para sequías y alertas tempranas de hambruna.

Durante las próximas semanas, compartiremos las historias de personas en los Estados Unidos y en el extranjero sobre cómo utilizan los datos de la NASA, como:

· Cómo aplican la ciencia de la NASA para ayudar a planificar y superar las temporadas de cultivo frente a la sequía y la escasez de agua.

· Cómo los datos de las ciencias de la Tierra les ayudan a desarrollar prácticas agrícolas y acuícolas más sostenibles.

· Cómo las organizaciones asociadas, como el Departamento de Agricultura de EE. UU., Utilizan los datos de la NASA para lograr sus objetivos de mantenimiento y seguimiento de cultivos y productos básicos en todo el mundo.

Además, nos sumergiremos en la ciencia que hace que todo esto sea posible, mostraremos las misiones satelitales actuales y futuras que recopilan estos datos esenciales y esperamos el lanzamiento de la novena misión Landsat, una misión conjunta con el Servicio Geológico de EE. UU. El programa Landsat tiene un récord incomparable de casi 50 años de observaciones continuas de la Tierra y es uno de los satélites esenciales que entregan datos para la agricultura.

Landsat 9, junto con otras misiones científicas de la Tierra de la NASA, agencias asociadas y las misiones de próxima generación del Observatorio del Sistema Terrestre de la NASA, proporcionarán una columna vertebral de información crucial sobre las ciencias de la Tierra durante la próxima década. Estas misiones recopilarán información sobre los sistemas de la Tierra desde arriba de nuestras cabezas hasta debajo de nuestros pies; la atmósfera, el agua, la superficie de la tierra, la humedad del suelo y el agua subterránea debajo de la superficie de la Tierra. Estos datos y la investigación que mejorará nuestra comprensión de cómo estas diferentes partes del medio ambiente interactúan y funcionan como un sistema, ayudarán a las comunidades y a los tomadores de decisiones en todos los niveles a fortalecer la resiliencia climática y la adaptación de los sistemas agrícolas en todas las dimensiones de la seguridad alimentaria. disponibilidad, acceso, estabilidad y utilización.

Actualidad y Mercados

Te puede interesar:

Menú